La confianza empresarial en España cae hasta mínimos de 2013 por la incertidumbre política, según Markit

Un camarero sirve una paella en un restaurante playero, en Valencia.

Un camarero sirve una paella en un restaurante playero, en Valencia.

La confianza empresarial en España cayó en junio hasta su nivel mínimo desde octubre de 2013 como consecuencia de la incertidumbre política, según revela un estudio de Markit, cuya lectura sitúa el balance neto de la actividad empresarial en el sexto mes del año en el +37%, frente al +45% anterior, correspondiente al mes de febrero.

En concreto, la actividad de los proveedores de servicios descendió hasta el +35%, mientras que el optimismo del sector manufacturero repuntó hasta el +45%, gracias a que las empresas prevén incrementar su producción durante el año que viene.

La principal amenaza del clima empresarial español es la preocupación de las compañías sobre los continuos retrasos en la conformación de un nuevo Gobierno y la incertidumbre derivada del voto favorable de Reino Unido a abandonar la Union Europea (UE) en el referéndum del pasado 23 de junio, explicaron los expertos de la consultora.

“Las empresas están mandando un claro mensaje de que la incertidumbre política está empañando el panorama, con los proveedores de servicios especialmente preocupados” comentó al respecto el economista senior de Markit Andrew Harker, que añade que “la mayoría” de los datos del estudio fueron recolectados antes de conocer los resultados de las elecciones generales del pasado 26 de junio y del referéndum británico.

Asimismo, Harker indicó también que las compañías del país continúan siendo “optimistas” respecto a las previsiones de crecimiento de España, subrayando el hecho de que la recuperación económica se ha mantenido y que las oportunidades para nuevos negocios siguen surgiendo.

Las empresas españolas también han rebajado sus previsiones de contratación para el año que viene, ya que el dato ha descendido dos puntos porcentuales desde febrero, hasta situarse en el +17%, lo que supone el peor dato de los dos últimos años.

De este modo, las compañías prevén que los costes de las inversiones se incrementen en 2017, ya que el balance neto de eta estadística remontó hasta el +24% en junio, el dato más elevado desde febrero de 2011.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada