Marisé Mosteiro, técnico de la DOP: “Todavía no hemos encontrado un envase que nos permita aumentar el tiempo de vida del Queixo Tetilla”

Los cuatro quesos gallegos con Denominación de Origen Protegida (DOP) se distinguen por sus formas. Así lo explica Marisé Mosteiro de la Queixo Tetilla DOP,  en el Gastroforum CSHG 16, a los alumnos y personas asistentes. Por eso el taller se denominó ‘Irmáns de leite’.

Mosteiro pertenece a la DOP Queixo Tetilla, donde el nombre es el de la forma, esto es, convexa. El Arzúa-Ulloa DOP es redondo y plano; el San Simón da Costa, con forma de pera y el Cebreiro, de gorro.

El Queixo Tetilla, explica Marisé Mosteiro, tuvo hace dos años una sentencia europea favorable  para su defensa. Un reglamento establece que los productores lácteos con quesos con esta forma –tanto de leche cruda como pasteurizada- están obligados integrarse en la DOP para poder vender el queso de forma convexa. Marisé anima a ir integrándose a los productores. También los tradicionales que lo hacen con su propia leche y que pueden comercializar sus quesos solo en el ámbito de Galicia.

Queixo Tetilla elabora 1,5 millones de kilogramos anualmente. De este total, el 90 por ciento se vende fuera de Galicia. Se encuentra fácilmente en Madrid, Barcelona, Euskadi y en otros lugares como las grandes superficies. En mercados exteriores “llama la atención por la forma”.

Mosteiro cree que su precio “debería/podría ser un poco más caro” para que ganaderos y queseros pudiesen ganar más. Recuerda que “hace 8 o 9 años el precio era muy, muy bajo”. La leche de vaca al ser más barata hace que los quesos también lo sean, frente a los de oveja, cabra o mezcla, de mayor precio.

El Queixo tetilla es un queso de poca maduración y con un sabor muy suave.  Por eso es del gusto, entre otros, de niños y ancianos, “por lo suave y fácil que es de comer”, dice Marisé Mosteiro.

Tiene así su mercado el Queixo Tetilla. Frente a los que les gustan los quesos más intensos, el Tetilla “parece que no sabe…”.

Para los próximos años, la DOP Queixo Tetilla se enfrenta con los siguientes retos: “Aumentar la producción, incluyendo a todos los productores lácteos y tradicionales que deseen estar dentro de la DOP; elaborar más quesos de lecha cruda y producción artesana; y salir a más mercados exteriores”.

Otro de los objetivos es seguir buscando un envasado adecuado. Esta es una limitación para el Queixo Tetilla porque al vacío “evoluciona de forma rara” y ya no es el mismo. “Un queso de DOP siempre tiene que cumplir las especificaciones”, explica Marisé Mosteiro. “Todavía no hemos encontrado un envase que nos permita aumentar el tiempo de vida del Queixo Tetilla”.  Y eso que están abiertos a todo tipo de innovación en su envasado.

Para Marisé debería despacharse en los supermercados como la fruta. Esto es, tener al lado un dispensador de guantes y bolsas.

Al empresariado gallego, esta técnico del DOP Queixo Tetilla les aconseja “confianza”.  Dice que los productos gallegos son buenos y de calidad y debemos ser los primeros en valorarlos y defenderlos. Y resume: “Confianza y apoyo. Nos tenemos que querer”, concluye.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada