España ocupa el puesto 23 en el índice de GSMA que mide la capacidad para conectarse a Internet móvil

4160 millones de personas, cerca del 56% de la población mundial, todavía sin acceso a Internet móvil.

Según sus conclusiones, a comienzos de 2015, ha habido alrededor de 3.000 millones de personas "online", lo que significa que solo el 38 % de la población mundial se ha conectado alguna vez a la red desde sus ordenadores o dispositivos móviles.

Según sus conclusiones, a comienzos de 2015, ha habido alrededor de 3.000 millones de personas “online”, lo que significa que solo el 38 % de la población mundial se ha conectado alguna vez a la red desde sus ordenadores o dispositivos móviles.

España ocupa el puesto número 23 en el Índice de conectividad móvil elaborado por la GSMA, una nueva herramienta que mide la capacidad de más de 130 países del mundo para conectar a Internet móvil a los ciudadanos que aún carecen de conexión y que sitúa a España en línea con otros países europeos como Francia o Alemania.

El nuevo índice de la asociación que agrupa a la industria mundial del móvil mide los cuatro facilitadores clave para impulsar la adopción de Internet móvil de cada país (la infraestructura, la accesibilidad, la disposición del consumidor y el contenido) y emplea para ello los datos más fiables de múltiples fuentes.

Con 77 puntos, España empata con Alemania y se sitúa un escalón por debajo de Francia, que al igual que Eslovenia y Estonia registra 78 puntos. Por debajo de España se encuentran otros socios europeos como Italia (74,3 puntos) o Portugal (74 puntos), mientras que por encima están Bélgica (80,6 puntos) o Irlanda (79,1 puntos).

Australia es el país del mundo que mejor Índice de conectividad móvil tiene en la actualidad, con 84,7 puntos, seguido de Países Bajos (84,4 puntos), Dinamarca y Suiza (ambos con 83,9 puntos) y Noruega (83,2 puntos).

El resto de las diez primeras posiciones del ranking elaborado por la asociación las ocupan Nueva Zelanda (82,8 puntos), Estados Unidos y Finlandia (ambos con 82,6), Islandia (81,8 puntos) y Reino Unido (81,7 puntos).

LA SITUACIÓN DE ESPAÑA.

La mejor nota de España entre los componentes del índice, 87,5 puntos, corresponde a la disposición del consumidor, que analiza los ciudadanos con el conocimiento y las habilidades necesarias para valorar y utilizar Internet.

A continuación, España saca un 78,9 en contenido, que valora la disponibilidad de contenidos y servicios accesibles y relevantes para la población local, ya que los consumidores no suelen conectarse a Internet móvil si no existen contenidos y servicios relevantes y que puedan beneficiarlos.

En accesibilidad, aspecto en el que España saca 73,3 puntos, el índice estudia la disponibilidad de dispositivos y servicios móviles a precios acordes con el nivel de ingresos de la población nacional, así como el nivel de impuestos, la desigualdad, si la distribución del ingreso está sesgada hacia una pequeña proporción de la población o si Internet móvil seguirá siendo inalcanzable para muchas personas.

La peor nota de España, 69,6 puntos, evalúa la disponibilidad y calidad de cobertura de las redes de Internet móvil de alto rendimiento. “Si no hay cobertura de red las personas no pueden conectarse, y sin redes de alto rendimiento es más difícil acceder a todo el potencial de Internet”, remarca la GSMA.

FINALIDAD DEL ÍNDICE

La GSMA explica que esta herramienta en línea está diseñada para apoyar los esfuerzos del sector de las comunicaciones móviles y de la comunidad internacional para cumplir con la aspiración de ofrecer acceso universal a Internet.

“Ya son más de 3.000 millones las personas de todo el mundo que acceden a Internet a través del móvil, pero aún quedan más de 4.000 millones de personas sin conexión, lo que las excluye de las tremendas oportunidades de desarrollo social y económico que supone Internet móvil”, ha explicado el director general de la GSMA, Mats Granryd.

En este sentido, ha remarcado que el acceso móvil es el principal facilitador de conectividad para el desarrollo de los países donde el alto coste de implementación de redes de línea fija implica una baja penetración de Internet.

En esta línea, añade que la conectividad a Internet móvil también es una base fundamental para el logro de los Objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, ya que proporciona “una plataforma para reducir la pobreza y mejorar la salud, la educación, el comercio, el intercambio de información, el empleo y la innovación”.

Según GSMA Intelligence, a finales de 2015 había aproximadamente 3.200 millones de personas con acceso a Internet móvil, lo que representa cerca del 44% de la población mundial. Entre estos usuarios, un tercio accedían a Internet a través de redes 2G y dos tercios utilizaban banda ancha móvil (3G/4G).

Esto deja aproximadamente 4160 millones de personas, cerca del 56% de la población mundial, todavía sin acceso a Internet móvil. En este segmento, 2.500 millones de personas (el 34% de la población mundial) viven en sitios que cuentan con cobertura de redes de banda ancha móvil pero no acceden a los servicios, mientras que aproximadamente 1.600 millones (el 22% de la población mundial) residen en zonas sin cobertura de redes de banda ancha móvil.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada