La economía china creció en el segundo trimestre más de lo previsto

Las ventas al por menor, barómetro del consumo de los hogares, aumentaron un 10,6% en junio

Una trabajadora comprueba el funcionamiento de una tapa de inodoro el jueves 14 de julio en una fábrica de Hangzhou, al este de China.

Una trabajadora comprueba el funcionamiento de una tapa de inodoro el jueves 14 de julio en una fábrica de Hangzhou, al este de China.

La economía china volvió a crecer en el segundo trimestre más de lo previsto, alentando la esperanza de estabilización de la ralentizada segunda economía mundial, aunque sin disipar las preocupaciones por el retroceso de la inversión privada.

El Producto Interior Bruto (PIB) chino tuvo una expansión del 6,7% en el segundo trimestre respecto al mismo periodo de 2015, un nivel idéntico al de los tres primeros meses del año, anunció el viernes la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

El crecimiento del período abril-junio supera la previsión media de un grupo de 17 analistas de una expansión del 6,6%.

“La economía nacional se ha desarrollado de forma moderada, pero estable y sana”, señaló la ONS, ratificando el objetivo de un crecimiento del PIB de 6,5% a 7% en 2016.

La fiabilidad de las cifras oficiales es, sin embargo, cuestionada por la rapidez de su difusión, sólo dos semanas después del final de un trimestre, cuando en las economías avanzadas se necesitan varios meses para evaluar los datos. En 2015, la economía china tuvo una expansión del 6,9%, la más baja en 25 años.

‘Una buena sorpresa’

El dato del segundo trimestre “es una buena sorpresa, no hay duda. Pero pienso que se debe a una aceleración significativa del crecimiento del crédito”, declaró Klaus Baader, economista jefe del banco Société Générale en Hong Kong.

“China va camino de alcanzar su objetivo de crecimiento”, estimó Haibin Zhu, economista jefe de JP Morgan, aunque contrapuso la producción industrial que sigue siendo “muy fuerte” a la debilidad de la inversión privada.

Pekín está dando un giro a su modelo económico, que quiere centrar la expansión en el consumo interno tras años de fuerte crecimiento alimentado por las inversiones y las exportaciones.

Las ventas al por menor, barómetro del consumo de los hogares, aumentaron un 10,6% en junio, indicó la Oficina de Estadísticas, y las inversiones en bienes de capital fijo, indicador del gasto público, se incrementaron un 9% en el primer semestre.

El portavoz de la ONS, Sheng Laiyun, destacó también que el consumo supuso 73,3% del PIB en el primer semestre, y las inversiones un 37%.

“La demanda interna sigue siendo el factor clave de apoyo al crecimiento estable de la economía china”, declaró. La parte de los servicios en el PIB subió por su lado a 54,1%, es decir un 1,8% más que en el primer semestre del año anterior.

– Preocupación por el sector privado –

Pero la inversión privada ha retrocedido claramente a lo largo del primer semestre, pasando de 3,9% en mayo a 2,8% en junio.

El portavoz atribuyó ese retroceso al exceso de capacidades de las industrias tradicionales y a las dificultades de las empresas privadas para acceder a algunos mercados y a los préstamos bancarios.

“El mayor motivo de preocupación es la caída actual de la inversión en el sector privado, clara señal de que las empresas están ansiosas” por la coyuntura y por “el fracaso del gobierno en llevar a cabo las reformas prometidas”, considera Tom Rafferty, de Economiste Intelligence Unit.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada