Alberto Cabadas, director planta: “Decir agua en Galicia es decir Mondariz. Y decir calidad en Galicia es decir Galicia Calidade. Por tanto, teníamos que encontrarnos necesariamente”

Equilibrada en boca, con un efecto mineral en el retrogusto y extraordinariamente brillante y transparente por su filtración entre rocas graníticas durante más de un siglo, con recuerdos dorados por el hierro que contiene

Alberto Cabadas Avión, director de Planta Aguas de Mondariz y director de Desarrollo de Producto.

Alberto Cabadas Avión, director de Planta Aguas de Mondariz y director de Desarrollo de Producto.

Es una empresa cuya trayectoria ha atravesado tres siglos, del XIX al XXI. 143 años son una prueba para cualquier organización que ha nacido en 1873. A esto se añade que “las aguas son todas diferentes por los sustratos minerales que el agua disuelve”.

Los bañistas de Mondariz Balneario a finales del siglo XIX precisaban seguir con sus tratamientos al volver a sus lugares de origen. Así nació la necesidad de envasar y transportar agua para que continuasen con sus tratamientos minero-medicinales.

Hasta 1994 Aguas de Mondariz y Mondariz Balneario eran la misma empresa. Por eso Alberto Cabadas, director de la planta de Aguas de Mondariz, explica que “somos primos hermanos de sangre”. Desde esa fecha emprendieron distintos caminos pero siempre en colaboración hasta hoy.

Otra fecha clave en la empresa fue 2012 cuando en plena crisis,a Aguas de Mondariz se le otorga en Bruselas el premio a la mejor agua del mundo. Y así razona el director de la planta modarizana: “Si tenemos la mejor agua del mundo, podíamos hacer el mejor refresco del mundo”. Desde entonces, además de las aguas, se lanzan a comercializar 3 refrescos y vario néctares con la base de agua de Mondariz.

De esta forma se metieron a competir –difícil mercado- con multinacionales de los refrescos para las cuales el agua –al menos 95% del refresco- es “moneda de cambio” y como dice Cabadas  “minusvalorada” y a veces con prácticas legales pero “reprobables”.

El modarizano Alberto Cabadas conoce muy bien la evolución de esta empresa. Farmacéutico de carrera, ingresó en la empresa en 1994. De niño recuerda ir a comprar las cajas de agua para que su madre la vendiera luego en la tienda. Conoció épocas de decadencia y épocas de resurgir de la empresa del manantial de Fuente del Val. Y resume: “Mi relación fue muy intensa con esta empresa”.

Se le nota enamorado de su profesión y cargo. “El mundo del agua es un mundo muy rico, con un montón de matices, incluso a nivel organoléptico…”. Y, a continuación, arremete contra el tópico ‘el agua no tiene sabor, color ni olor” que aprendimos en el colegio.

Agua de Mondariz, como todas las aguas, explica, es singular, diferente. Olor, color y sabor derivan de su composición. Se trata de manantiales de aguas minero-medicinales  muy antiguos, a diferencia de otras aguas minero-naturales. Aguas de Mondariz ha pasado por ensayos clínicos para mantener su posición en balnearios que, al fin y al cabo, son centros sanitarios, razona Cabadas.

El agua de Mondariz es equilibrada en boca, explica. Con un efecto mineral en el retrogusto. Extraordinariamente brillante y transparente por su filtración entre rocas graníticas durante más de un siglo, con recuerdos dorados por el hierro que contiene.

La relación con el sello de Garantía de Galicia Calidade es también muy natural. “Nosotros siempre apostamos por la calidad. Desde los comienzos quisimos estar bajo los paraguas de referencia en el mercado. Cuando salió la marca Galicia Calidade nos adherimos. Decir agua en Galicia es decir Mondariz. Y decir calidad en Galicia es decir Galicia Calidade. Por tanto, teníamos que encontrarnos necesariamente”, concluye. Y añade que el apellido Galicia aporta a Aguas de Mondariz “un valor enorme”. Y a su vez ellos también contribuyen al prestigio de los productos gallegos.

Aguas de Mondariz está en más de 40 países. “Es un orgullo y una satisfacción”. Cabadas habla de cada gallego del exterior como embajador de Galicia y quiere que lo sean de esa parte de Galicia que va envasada en cada botella de Mondariz.

La centenaria Aguas de Mondariz como empresa, cree Alberto Cabadas, “tiene un sentido empresarial que va más allá del negocio”. Y describe como prácticas de Responsabilidad Social Empresarial la prioridad para trabajar con ellos que se les da a los hijos de trabajadores o a los que residen en el mismo municipio, entre otras. “Somos una empresa diferente”, resume.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1