Fenández Sendín, investigador: “Deberíamos señalizar e incluir en las rutas turísticas los primitivos ‘pasos’ o poldras que cruzan los ríos”

“Los concellos deberían hacer gestiones para declararlos Bienes de Interés Cultural”

Maximino Fernández Sendín, en los pasos de Troncoso, río Tea, municipio de Mondariz Balneario.

Maximino Fernández Sendín, en los pasos de Troncoso, río Tea, municipio de Mondariz Balneario.

Incansable escritor, investigador e historiados, Maximino Fernández Sendín pone un nuevo libro en el mercado fruto de cinco años de trabajo. Es su octava obra que él califica de “un trabajo interesante, en el que creo”.

En él, Fernández Sendín descubre, con ojos nuevos, las primitivas piedras que desde hace milenios el hombre utilizó para cruzar los ríos a modo de pasarelas. De esta forma, la referencia a recientes hallazgos arqueológicos  permiten datar el origen de los ‘pasos’. Afirma que tienen origen prehistórico. “Aparecen en poblados de la edad del bronce”, precisa. Por todo, habla de reminiscencias del Neolítico en el subtítulo. Un tema del que al autor le sorprendió no encontrar libros publicados, tan solo trabajos sueltos.

‘Poldras, Pasos, Pasarelas… Reminiscencias del Neolítico’ es un trabajo completo que analiza estas construcciones en Galicia y en otras partes del mundo, con especial detalle en el municipio pontevedrés de Covelo. Allí Fernández Sendín localiza una docena de pasos en lugares abandonados lo que ha permitido su supervivencia, porque muchos otros acabaron desapareciendo con las carreteras o puentes y siendo utilizadas sus piedras para otros fines constructivos.

Sendín habla de ellos como “auténticas joyas” de la arquitectura popular. Sin embargo, “no hay conciencia de su antigüedad y por tanto de que sean tan importantes…”. Existen pasos de dos, tres y cuatro milenios de antigüedad, dice el investigador. Otros “son prerromanos y pertenecían a los caminos indígenas”. Estaban en relación con las sendas primitivas existentes y conducían a dólmenes y castros como los de Vilar al Castro de Troña, en la parroquia ponteareana de Pías.

 

Grupo ES. ha querido entrevistar a Maximino Fernández Sendín en uno de los pasos del río Tea. Además de los importantes pasos de Tatín y Vilar, están estos más modestos en Mondariz Balneario, Pasos de Troncoso, en el río Tea, donde realizamos la entrevista. Se compone de 37 pasos, en forma semicircular, con alguno de ellos desplazado que impide, en la actualidad, el tránsito.

También destaca el investigador los Pasos de As Pereiras, en la parroquia covelense de Casteláns, donde se puede apreciar el desgaste de las piedras que profundiza 22 centímetros por el continuo tránsito del hombre. Además de este detalle la portada del libro recoge los pasos o poldras de Chaves, Portugal; son 92 pasos, rehabilitados en distintas épocas, en una parte del caudaloso río Támega cuyo cauce mide unos 500 metros. A unos cien metros de allí, río arriba, está el puente de Trajano del siglo primero después de Cristo.

Fernández Sendín defiende este patrimonio y aboga por señalizarlo adecuadamente como está en países como Gran Bretaña e incorporarlos a las rutas turísticas. “Los concellos deberían hacer gestiones para declararlos Bienes de Interés Cultural”, apunta Sendín.

‘Poldras, Pasos, Pasarelas… Reminiscencias del Neolítico’ es un libro de lectura “amena, didáctica e instructiva” en palabras de su autor. Fernández Sendín aporta otros datos que dan una gran transversalidad al libro.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada