El ajuste del déficit y el Brexit frenarán el crecimiento del PIB al 2,3% en 2017, según BBVA Research

La no disponibilidad de créditos para controlar el déficit ya pasa factura al crecimiento por la vía de la inversión en infraestructuras

Banderas de la Unión Europe (UE) y Reino Unido en el castillo de Hardelot, centro cultural de la Entente Cordial, en Neufchatel-Hardelot, norte de Francia, poco después de la votación británica del Brexit, en junio pasado.

Banderas de la Unión Europe (UE) y Reino Unido en el castillo de Hardelot, centro cultural de la Entente Cordial, en Neufchatel-Hardelot, norte de Francia, poco después de la votación británica del Brexit, en junio pasado.

La demanda interna sigue tirando de la economía española en medio de la incertidumbres políticas, lo que podría elevar el crecimiento del PIB del 0,7% en el segundo trimestre al 0,9% en el tercero, según el último informe ‘Situación España’ de BBVA Research.

De este modo, el Servicio de Estudios de la entidad financiera ha revisado al alza las previsiones de crecimiento para España del 2,7% de hace tres meses al 3,1% en 2016, dos décimas más que el pronóstico del Gobierno.

No obstante, el economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech, señala que “si la tendencia que se espera para la segunda mitad del año se confirma, el crecimiento será del 3,2%”.

Con todo, BBVA Research advierte de que “la vulnerabilidad de la economía española aumenta” y “numerosos elementos anticipan sesgos a la baja en 2017″, año para el que prevé un crecimiento del 2,3%, cuatro décimas menos que en su anterior revisión, aunque en línea con las previsiones oficiales.

Concretamente, BBVA Research alerta del impacto del ‘Brexit’ sobre la economía española y el impacto de los ajustes presupuestarios para cumplir con los nuevos objetivos de déficit público, y avisa de que “es necesario tener certidumbre lo más pronto posible sobre las políticas a implementar durante los próximos años”.

SE RESIENTE LA CONSTRUCCIÓN POR LA NO DISPONIBILIDAD DE GASTO.

A la hora de detallar la composición del crecimiento, el informe señala que el consumo de las familias continúa siendo el factor determinante, al tiempo que la desaceleración del crecimiento de la inversión privada ha tocado fondo.

Además, la inversión en vivienda se está comportando mejor en el primer semestre de 2016 que en la segunda mitad del 2015. No obstante, hay un componente de la demanda que “lastra el impulso” económico que es la inversión en construcción no residencial, “aquejada por los efectos de una política fiscal que ha decidido concentrar parte del ajuste de las cuentas públicas en el gasto en infraestructuras”.

Por otro lado, la desaceleración prevista para 2017 se debe, en su mayor parte, a las peores perspectivas del sector exterior. La evolución reciente de la economía de EE.UU. y la materialización de riesgos en Europa provocan una revisión a la baja de las expectativas de crecimiento en los países desarrollados y, por lo tanto, un deterioro de las perspectivas de las exportaciones españolas.

Pero sobre todo, el ‘Brexit’ tendrá un efecto a corto plazo sobre el PIB español de entre tres y cuatro décimas en 2017, debido a la volatilidad generada en los mercados y a lastre que se supondrá para las exportaciones la menor demanda británica y la depreciación de la libra.

EL DÉFICIT PASA FACTURA AL CRECIMIENTO.

Por otro lado, de la misma manera que ocurrió en 2012, España verá mermada su capacidad de crecimiento por la necesidad de realizar ajustes para lograr ceñirse a los objetivos de déficit público.

BBVA Research cree que el objetivo del 4,6% del PIB para este año es “creíble” dadas las medidas tomadas hasta el momento y las perspectivas de crecimiento para el año. De hecho, espera que el déficit público se sitúe este año en el 4,4% del PIB, dos décimas por debajo del objetivo.

Para 2017, estima que el ciclo económico continúe corrigiendo el deterioro en las cuentas públicas, aunque avisa de que “es un escenario sin cambios en la política fiscal, el déficit se reduciría solo al 3,6% del PIB, en lugar de al 3,1% del PIB”.

En consecuencia, el Gobierno deberá tomar medidas de ajuste “que garanticen una corrección duradera” y que BBVA Research cuantifica en unos 5.000 millones de euros en 2017.

Sin embargo, avisa de que “de cumplirse estrictamente las políticas anunciadas –que exigen un ajuste de alrededor de 5.000 millones de euros–, el gasto público se ajustaría en el segundo semestre del año y lastraría el crecimiento de la demanda interna”.

En paralelo, el informe señala que la rebaja fiscal de 2015 y 2016 ha producido una caída estructural de los ingresos que se verá parcialmente compensada por la recuperación de las bases imponibles.

“A pesar de lo anterior, la recuperación continuará, gracias en parte al mantenimiento de una política monetaria expansiva por un período prolongado de tiempo”, insiste el informe.

SE CREARÁN 800.000 EMPLEOS EN DOS AÑOS.

El resultado de esta recuperación será la creación de 800.000 puestos de trabajo entre 2016 y 2017 y una reducción de la tasa de paro hasta el 18,5% en 2017 –incluso inferior al 18% a finales del próximo año–, por encima del 16,6% que espera el Ejecutivo en funciones.

BBVA Research se refiere también a la incidencia de los precios del petróleo sobre el crecimiento. Así, sus previsiones apuntan a un aumento de los precios hasta los 44 y 53 dólares por barril en 2016 y 2017 en media anual, respectivamente.

En consecuencia, el soporte que proporcionan los bajos precios del petróleo al crecimiento podría alcanzar, de media, las seis décimas durante el presente bienio, aproximadamente la mitad que el estimado hace seis meses.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada