Coleccionistas y amantes de las motos, unidos por una web

La maneta es una pieza que en las motos puede hacer las veces de control de los frenos o del embrague, pero cuando se escribe con mayúscula es el nombre de una página web hecha en Almería que ha unido a amantes y coleccionistas de las moto clásicas de todo el mundo.

La maneta es una pieza que en las motos puede hacer las veces de control de los frenos o del embrague, pero cuando se escribe con mayúscula es el nombre de una página web hecha en Almería que ha unido a amantes y coleccionistas de las moto clásicas de todo el mundo.

La maneta es una pieza que en las motos puede hacer las veces de control de los frenos o del embrague, pero cuando se escribe con mayúscula es el nombre de una página web hecha en Almería que ha unido a amantes y coleccionistas de las moto clásicas de todo el mundo.

‘La Maneta’ (www.lamaneta.com) surgió en 1996 de la mente de Ramón Ortiz, el contable de un concesionario cuya pasión por este mundo le llevó a crear una página web que en la actualidad cuenta con un foro moderado por Julián de Cabo, ex director general de Terra, y un canal de YouTube que recibe miles de visitas al día, además de un activo mercadillo entre usuarios.

Ortiz relata que cuando llegaron las primeras conexiones a Internet en España entró en un buscador de la época e intentó encontrar páginas dedicadas a las motos antiguas sin éxito, por lo que pensó que él mismo tendría que hacerla.

Los primeros pasos de ‘La Maneta’ tuvieron la forma de un buscador especializado en webs de motos antiguas, al que le siguieron un mercadillo, el foro y otras secciones que provocaron que al final se “desbordase” la página.

Asegura Ortiz que cada mes se duplicaban las visitas, por lo que tuvo que dejar su trabajo como contable y montar su propia empresa, hasta que en 2013 dio el “gran salto” y comenzó a contratar empleados, crear software y a hacer más páginas web.

Las cifras de ‘La Maneta’ señalan que son muchos los apasionados de las motos antiguas, ya que la página web recibe al día unas 70.000 visitas de todo el mundo y el canal de YouTube unas 11.000 y 3,4 millones de visualizaciones desde su creación.

Las instalaciones en las que trabaja Ortiz sorprenden al visitante con dos modelos clásicos, entre ellos la Montesa Impala 175, “la mejor que se ha fabricado en España” según Ortiz, quien a diario gestiona los servicios de la página web junto a dos empleados.

Sin embargo, la visita a las dependencias de la empresa quedaría inconclusa si no se ve el estudio de grabación en el que Ortiz filma los tutoriales y vídeos que periódicamente sube a YouTube.

Aunque no es especialmente grande, entre sus cuatro paredes acumula todo tipo de herramientas y útiles, además de piezas reformadas o reconstruidas por el propio empresario que eran instaladas en alguna de las omnipresentes motos que se encuentran en el estudio.

A pesar de la pujanza de este canal de YouTube, uno de los apartados más reclamados por los usuarios y visitantes de ‘La Maneta’ es el mercadillo, en el que se dan cita particulares y profesionales por igual, de forma que Ortiz afirma que “el cien por cien del mercado de motos antiguas lo cubre nuestra web”.

Según el empresario, este mercado pasa por ‘La Maneta’ porque “es donde se mueven los usuarios”, lo que ha hecho que muchas páginas web y tiendas virtuales vinculadas a la moto clásica acaben teniendo presencia de una forma u otra en esta página de Internet.

Ortiz asegura que en la actualidad, 20 años después de que alumbrase ‘La Maneta’, sigue haciendo “básicamente lo mismo porque no han cambiado las necesidades” de unos usuarios que en numerosas ocasiones retroalimentan a la página, sugiriendo temas para el próximo tutorial de restauración o a través de una pregunta en un foro con 8.000 miembros activos.

“Cada uno llega a la moto antigua por diferentes razones”, mantiene Ortiz, quien a su vez defiende que en esta afición no hay términos medios: “si no te gusta, no te gusta. Te tiene que gustar el olor a gasolina y el mancharte de grasa”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada