Telefónica desembarca en Indra con la compra de una participación directa del 3% y otro 3% en opciones

En una imagen de archivo, el presidente de Telefónica, César Alierta (centro), el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete (izq.) y el director financiero Ángel Vila durante una rueda de prensa en Madrid el 27 de febrero de 2014.

En una imagen de archivo, el presidente de Telefónica, César Alierta (centro), el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete (izq.) y el director financiero Ángel Vila durante una rueda de prensa en Madrid el 27 de febrero de 2014.

Telefónica ha desembarcado en Indra con la compra de una participación directa del 3,16% en el capital social, a lo que se añade otro 3,01% adicional en opciones de la firma tecnológica que podrá ir ejecutándose a lo largo de los próximos meses, según ha notificado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

 

De esta forma, la operadora se hará, una vez ejecutada las opciones, con una participación de algo más del 6% en la compañía presidida por Javier Monzón, lo que convertirá a Telefónica en uno de los accionistas de referencia de Indra.

 

Fuentes del mercado han señalado que este paquete accionarial se ha adquirido a un coste medio calculado de acuerdo a la cotización de la acción de Indra en los últimos meses.

 

A precios actuales de cotización, la participación directa de Telefónica en Indra supondría un desembolso de unos 38 millones y, de sumar el 3% adicional en opciones, el coste ascendería a unos 75 millones de euros.

 

La acciones de Indra han caído este miércoles en bolsa un 1,267%, hasta cerrar a un precio de 7,638 euros por acción. La firma tecnológica ha perdido en lo que va de año en bolsa un 5% de su valor y, si se toma como referencia el cierre del bolsa de 2013, el valor bursátil de la compañía se ha devaluado un 37% en poco más de un año.

 

El principal accionista de Indra es la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que en agosto de 2013 adquirió la participación del 20% que estaba en manos de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, a un precio de 337 millones de euros.

 

Otro de los accionistas de referencia es Corporación Financiera Alba, con cerca de un 10% del capital social.

 

REFORZAR EL NÚCLEO DURO

 

Con este movimiento Indra consigue reforzar su núcleo duro de accionistas, lo que aporta estabilidad al accionariado, a la vez que se consolida la ‘españolidad’ de la firma. Por su parte, Telefónica profundiza en su objetivo de alcanzar alianzas estratégicas en una compañía con interés en el sector tecnológico y de soluciones innovadoras, según han indicado fuentes del mercado.

En una imagen de archivo, el presidente de Telefónica, César Alierta (centro), el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete (izq.) y el director financiero Ángel Vila durante una rueda de prensa en Madrid el 27 de febrero de 2014.

En una imagen de archivo, el presidente de Telefónica, César Alierta (centro), el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete (izq.) y el director financiero Ángel Vila durante una rueda de prensa en Madrid el 27 de febrero de 2014.

La compañía presidida por Monzón obtuvo un beneficio neto de 78 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un aumento del 18% con respecto al mismo periodo al año anterior gracias a menores gastos extraordinarios.

 

Indra nace en 1993 con la fusión de cuatro sociedades -Inisel, Ceselsa, Eritel y Disel- de capital español dedicadas al sector de la electrónica, la informática y las comunicaciones.

 

Actualmente, el grupo español opera en los sectores de transporte y tráfico, energía e industria, Administración Pública y sanidad, servicios financieros, seguridad y defensa y telecomunicaciones y media.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada