La economía de EEUU se acerca a objetivos de empleo e inflación, dice la Fed

El vicepresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos Stanley Fischer el 9 de octubre de 2014 en Washington.

El vicepresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos Stanley Fischer el 9 de octubre de 2014 en Washington.

El vicepresidente del banco central estadounidense, Stanley Fischer, dijo el domingo que la economía de su país “se acerca a los objetivos” de empleo e inflación que tiene la Reserva Federal (Fed) para poder subir las tasas de interés.

Sin dar más detalles sobre las intensiones del comité monetario, que tendrá su próxima reunión los días 20 y 21 de septiembre, el número dos de la Fed se mostró en un discurso en Aspen (Colorado), relativamente optimista sobre la evolución de la economía estadounidense

“Estamos cerca de nuestros objetivos”, estimó el funcionario estadounidense. El objetivo de una inflación de 2% es “un objetivo alcanzable”, a pesar de que la economía haya tenido “una peor evolución” en términos de aumento de precios, con una tasa de inflación subyacente (exceptuando alimentación y energía) de 1,6%, según el índice de precios al consumidor.

Fischer se mostró complacido del mejor desempeño del mercado de trabajo, pese a los obstáculos presentes desde hace dos años.

Entre los choques internacionales con “el potencial de afectar a la economía estadounidense”, el funcionario de la Fed citó la crisis de la deuda griega, la apreciación del 20% del dólar, el enlentecimiento del crecimiento de China, las turbulencias de los mercados financieros a principio de año y el Brexit.

“El hecho de que la economía vuelva a estar cerca del pleno empleo es un logro notable y posiblemente subestimado”, agregó Fischer.

Rechazó la posibilidad de que la Fed pueda recurrir a tasas de interés negativas, en referencia a la idea difundida recientemente por varios economistas de que la tasa de interés “natural” o “de equilibrio” de la economía estadounidense (por ejemplo una tasa óptima que no disminuya ni acelere el crecimiento) debería ser más baja por el hecho de que el débil crecimiento y la baja productividad también necesitarían tasas de interés diarias más bajas. “Es algo que la Fed no tiene intención de introducir”, afirmó el vicepresidente del banco central.

Según Fischer, la baja productividad podría deberse en parte a la incapacidad de algunos métodos estadísticos para medir el impacto que tienen los nuevos productos tecnológicos.

El número dos de la Reserva Federal pidió que las medidas presupuestarias y reglamentarias tomaran el relevo de la política monetaria para impulsar el crecimiento. “La política macroeconómica no se puede resumir en la política monetaria”, señaló, al hablar de inversiones para mejorar la infraestructura, la educación y el apoyo a la inversión privada.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: