Apple, obligada a pagar 13.000 millones de euros por impuestos no pagados en Irlanda

Las asociaciones celebran la entrada en vigor de las normas por la neutralidad de la red

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ofrece hoy una rueda de prensa en relación al caso de las supuestas ventajas fiscales de la empresa Apple, en la sede Comisión Europea, en Bruselas, Bélgica.

UE

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ofrece hoy una rueda de prensa en relación al caso de las supuestas ventajas fiscales de la empresa Apple, en la sede Comisión Europea, en Bruselas, Bélgica.

La Comisión Europea (CE) ordenó hoy a Irlanda que cobre 13.000 millones de euros más intereses a Apple al considerar que el gigante estadounidense se ha beneficiado ilegalmente de ventajas fiscales.

Bruselas ha llegado a la conclusión de que Irlanda concedió beneficios fiscales “ilegales” a la empresa tecnológica por valor de 13.000 millones de euros, lo que “permitió a Apple pagar significativamente menos impuestos que otras compañías”, según un comunicado de la CE.

Los Estados miembros no pueden conceder beneficios fiscales a empresas selectas.Esta práctica es ilegal bajo las reglas de la UE sobre ayudas estatales”, recalcó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, quien lamentó que Dublín haya permitido a Apple “pagar significativamente menos durante muchos años”.

La Comisión considera que dos pactos fiscales concedidos por Irlanda a Apple -el primero en 1991 y el segundo en 2007- han “reducido de manera sustancial y artificialmente los impuestos pagados porApple en el país desde 1991″.

No obstante, el Gobierno irlandés tendrá que reclamar el importe que Bruselas calcula que Apple dejó de pagar entre 2003 y 2014 -los citados 13.000 millones de euros- más un interés, dado que la Comisión solo puede aplicar una retroactividad de diez años respecto a la fecha en la que solicitó por primera vez información sobre el caso (2013).

Bruselas sostiene que el tratamiento fiscal ventajoso de Dublín permitió a la empresa eludir el pago de impuestos sobre la mayor parte de sus beneficios generados por la venta de productos Apple en todo el mercado único europeo, es decir, también en el resto de países miembros.

“Esto se debe a la decisión de Apple de registrar todas sus ventas en Irlanda, en lugar de en los países donde las ventas se efectuaban”, recalcó la Comisión.

Dijo que si otros países piden ahora a Apple que pague más impuestos sobre los beneficios generados entre 2003 y 2014 en su territorio, las cantidades se reducirían de los 13.000 millones que debe devolver a Irlanda.

APPLE

La empresa tecnológica estadounidense Apple informó hoy de que recurrirá la decisión de la Comisión Europea (CE) en relación con la recuperación por parte de Irlanda de 13.000 millones de euros por ventajas fiscales a esa compañía.

En un comunicado, Apple señaló que paga todos sus impuestos en cualquier lugar donde opera y consideró que la CE “ignora” la legislación fiscal de Irlanda, al tiempo que advirtió del “profundo” efecto que la medida tendrá en la inversión en Europa.

“Vamos a apelar y confiamos en que la decisión será revocada”, señaló la empresa, después de que la CE llegase a la conclusión de que Irlanda concedió beneficios fiscales “ilegales” a la empresa tecnológica por valor de 13.000 millones de euros.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ofrece hoy una rueda de prensa en relación al caso de las supuestas ventajas fiscales de la empresa Apple, en la sede Comisión Europea, en Bruselas, Bélgica.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ofrece hoy una rueda de prensa en relación al caso de las supuestas ventajas fiscales de la empresa Apple, en la sede Comisión Europea, en Bruselas, Bélgica.

La compañía agregó que la CE ha hecho un esfuerzo por “escribir de nuevo la historia de Apple en Europa” e “ignora las leyes fiscales de Irlanda”.

La decisión de la Comisión no está relacionada con la cantidad de impuestos que paga Apple, “sino qué Gobierno cobra el dinero. Tendrá un profundo y perjudicial efecto en la inversión y la creación de empleo en Europa”, añadió la empresa.

Antes, el ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, había indicado también que su país tiene intención de recurrir la decisión y expresó su desacuerdo con ella.

“Esto es necesario para defender la integridad de nuestro sistema fiscal, aportar certeza fiscal a los negocios y desafiar la usurpación de las reglas de ayuda comunitarias en la competencia fiscal de un Estado miembro soberano”, agregó el ministro.

“Es importante que enviemos un fuerte mensaje de que Irlanda continúa como un lugar atractivo y estable” para la inversión de largo plazo, indicó Noonan.

La CE llegó a la conclusión de que Irlanda concedió beneficios fiscales “ilegales” a la empresa tecnológica por valor de 13.000 millones de euros, lo que “permitió a Apple pagar significativamente menos impuestos que otras compañías”, según un comunicado de la CE.

“Los Estados miembros no pueden conceder beneficios fiscales a empresas selectas. Esta práctica es ilegal bajo las reglas de la UE sobre ayudas estatales”, recalcó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

PARTIDOS POLÍTICOS

Los diferentes partidos políticos de la Eurocámara valoraron hoy la decisión de la Comisión Europea (CE) de ordenar a Irlanda que cobre 13.000 millones de euros más intereses a Apple por haberse beneficiado ilegalmente de ventajas fiscales.

El presidente del Parlamento Europeo (PE), el socialdemócrata alemán Martin Schulz, aplaudió la decisión del Ejecutivo comunitario, que consideró “bien fundamentada y justificada”, y añadió que “ninguna compañía debe ser demasiado grande como para eludir impuestos, más bien lo contrario”.

Schulz señaló en la red social Twitter que no hay un “sesgo anti-Estados Unidos” en la decisión de Bruselas, sino “simplemente una aplicación de las normas de la Unión Europea (UE) que rigen sobre todas las empresas que operan en el mercado único”.

Por su parte, los socialdemócratas europeos se sumaron a las felicitaciones al Ejecutivo comunitario y la diputada Berès Pervenche consideró en un comunicado que la decisión “envía una clara señal” de que estas prácticas fiscales “no son aceptables”.

En nombre del Partido Popular Europeo, Burkhard Balz, valoró también en un comunicado la decisión, y subrayó que “cualquiera que haga negocios en la Unión Europea tiene que obedecer las normas europeas”.

El eurodiputado defendió que es necesaria “una aplicación consistente, rigurosa y valiente de las normas de competencia” para proteger el mercado interno.

Por su parte, el español de ICV Ernest Urtasun saludó el paso dado por Bruselas, que consideró “un claro ejemplo de cómo, con voluntad política, la UE puede luchar con éxito contra el fraude fiscal internacional”.

Urtasun recalcó en un comunicado que “Apple no es un caso aislado” e hizo referencia en particular al régimen fiscal del que se benefician Starbucks en los Países Bajos y Fiat en Luxemburgo.

El eurodiputado irlandés Brian Hayes, representante del conservador Fine Gael, se desmarcó sin embargo de estos comentarios e incluso de la línea oficial de su grupo parlamentario y consideró que el Gobierno irlandés debe defender su sistema fiscal.

Hayes señaló que en su opinión “la CE ha excedido su papel y su mandato” y afirmó que “nuestro sistema fiscal debe ser defendido si quiere seguir siendo creíble”.

El eurodiputado indicó asimismo que “la Comisión ha cometido en el pasado errores serios” y recordó que declaró incompatible con el mercado interior el régimen fiscal español de deducción de las adquisiciones de participación en sociedades extranjeras, decisión revertida por el Tribunal General de UE en 2014.

 ONG Y CONSUMIDORES

Diferentes ONG y asociaciones de consumidores celebraron hoy la entrada en vigor de las primeras normas pactadas a nivel de la Unión Europea (UE) para salvaguardar la neutralidad de internet.

“Estamos aquí para celebrar la entrada en vigor de la primera ley europea que básicamente protege la democracia en internet”, indicó a Efe el responsable de campañas de la asociación civil Avaaz Luca Nicotra, que hoy participó en una quedada o “flashmob” en la que los asistentes llevaban máscaras de emoticonos para expresar su apoyo a la medida.

“Cerca de 500 millones de usuarios de webs, aplicaciones o datos no podrán ser discriminados, ralentizados o censurados por corporaciones” en su acceso a los mismos, comentó Nicotra, para quien este paso supone “una gran victoria”.

El activista recordó que “hoy estamos aquí para celebrar una declaración de derechos” impulsada en un “movimiento global” en favor de la neutralidad de internet desde Estados Unidos o Brasil a la India o Pakistán, al que ahora se une la UE.

El Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (BEREC) presenta hoy unas líneas directrices para que los reguladores nacionales apliquen las normas comunitarias sobre la neutralidad de internet adoptadas formalmente en noviembre pasado.

Según las mismas, los operadores tendrán que tratar en igualdad de condiciones todo el tráfico, aunque podrán aplicar “medidas de gestión” que sean “razonables”.

El bloqueo o estrangulamiento de contenidos solo se permitirá en circunstancias limitadas, por ejemplo para evitar ciberataques o la congestión del tráfico.

También se aceptarán acuerdos para servicios que requieran un nivel de calidad específico, aunque en ese caso los operadores deberán garantizar la calidad general de los servicios.

“Se terminó el juego del secuestro de internet por parte de las cooperaciones. Desde ahora las compañías de telecomunicaciones no podrán vender conexiones más rápidas a grandes compañías como Facebook, Google o Whatsapp para que tengan un mejor acceso a la gente; todo el mundo tendrá el mismo acceso”, explicó a Efe Nicotra.

En su opinión, se trata de “buenas noticias para la economía de la UE y sus inversores” y de “más protección ante el gigante Estados Unidos”.

Por su parte, la Organización Europea de Consumidores (BEUC) celebró en un comunicado que las nuevas normas mantengan un internet “libre y capaz de innovar”, en el que “servicios populares” como las plataformas de mensajería de voz Skype o de contenidos audiovisuales Netflix no se vean la calidad de su conexión degradada por intereses de los proveedores de internet.

“La neutralidad de la red es crucial para garantizar que los consumidores puedan decidir qué uso quieren hacer de internet”, indicó la directora general de BEUC, Monique Goyens.

En concreto, elogió que las normas no permitan que, por ejemplo, los consumidores puedan seguir accediendo a servicios de grandes empresas como Facebook cuando hayan alcanzado el límite de su abono mensual a internet (conocido como “zero-rating”), ya que a largo plazo ese sistema “privilegia servicios específicos a expensas de otros innovadores”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada