Ehlaba Carballo, un mundo pictórico interior que ahora se mueve en torno a valores como la paz, el mundo rural y el mar

Comisaria de ‘A Musa da Paz’, una muestra, del 16 al 25 de septiembre, en Ourense, con motivo del Día Internacional de la Paz

La pintora Ehlaba Carballo de Dios, durante la presentación de 'Unha Porta do Rial', en el auditorio ponteareano Reveriano Soutullo.

La pintora Ehlaba Carballo de Dios, durante la presentación de ‘Unha Porta do Rial’, en el auditorio ponteareano Reveriano Soutullo.

Ehlaba Carballo está llena de proyectos. En estos días, se entrecruzan tres. ‘Unha porta do Rial’, ‘O Son do Mar’ y ‘A Musa da Paz’. Ponteareas, Santiago y Ourense son los vértices de este triángulo artístico.

El de la Villa del Tea viene de hace cinco años. Junto con un fotógrafo presenta cuadros sobre una puerta de una aldea semiabandonada de Maceda, O Rial. Esta puerta tiene un simbolismo y despierta en Ehlaba una gran emoción. Es la aldea de los antepasados por parte de madre y Ehlaba conoció de niña esta puerta y ha visto toda la evolución hacia el deterioro con el paso del tiempo al igual que la aldea. Ehlaba Carballo de Dios quiere ver en esta puerta una llamada a acabar con el abandono del rural. “Cuando tanta gente no tiene en dónde vivir…” nuestro agro se despuebla, se abandonan la tareas agrícolas y, a veces, ni los descendientes de los propietarios conocen su propiedad heredada, reflexiona la pintora.

El mar es otra temática atractiva para Ehlaba, aunque le tira más el mundo rural. Hace dos años preparó la exposición ‘O Son do Mar’ con el escultor vasco Agustín Tife en el Centro Empresarial do Tambre, en Santiago de Compostela. Con maderas recogidas en las playas vascas, Tife construye unas esculturas de madera. Con ellas convive la pintura sobre el mar de Ehlaba Carballo.   Hasta el 30 de septiembre permanece en Santiago y después la exposición recalará en una galería de arte de Ourense.

La pintora Ehlaba Carballo de Dios, durante la presentación de 'Unha Porta do Rial', en el auditorio ponteareano Reveriano Soutullo.

La pintora Ehlaba Carballo de Dios, durante la presentación de ‘Unha Porta do Rial’, en el auditorio ponteareano Reveriano Soutullo.

Pero donde verdaderamente está ahora centrada la pintora de Xunqueira de Espadanedo es en ‘A Musa da Paz”. Una muestra que, entre el 16 y el 25 de septiembre, lleva a Ourense, con motivo del Día Internacional de la Paz, obra de 28 artistas gallegos, muchos de ellos ourensanos. Ehlaba Carballo está comisariando esta exposición que tendrá además conferencias, conciertos…

Ehlaba vive en estos momentos en su carrera artística un momento dulce. “Hago lo que me gusta”, declara segura de sí misma. Y esto, aunque se le acumule el trabajo estos días. Además perfila ya, también, proyectos a largo plazo que calcula le van a llevar 2 o 3 años.

La pintora confiesa que necesita el contacto con la Tierra, con la Naturaleza. Por eso, ha vuelto a su casa natal de Xunqueira de Espadanedo, en Ourense. Explica que ha vivido 14 años en Ponteareas, también en Barcelona, entre otros lugares. “Pero mi casa de Xunqueira de Espadanedo es el lugar al que siempre volvía y siempre me estaba esperando”. Ahora ha fijado allí su residencia y su estudio artístico porque “me centra”, “respiro y vivo”.

En su carrera dice que siempre se ha sentido apoyada por las instituciones que “cada vez valoran más la cultura”, opina. Y subraya su provincia de Ourense como el lugar por antonomasia donde esto se cumple a la letra .

Sus referentes clásicos son Leonardo da Vinci y Vincent van Gogh. Sobre los contemporáneos se reserva para no cometer agravios comparativos.

Ehlaba tiene muy claro que el sistema educativo y su enseñanza en artes a los niños y jóvenes,  “ha ido a peor” a nivel cultural. Ella recuerda cómo nació su vocación de pintora en la etapa escolar, cuando le enseñaron a dibujar en el colegio. “Descubrí que eso era lo que me gustaba”.

Le cuesta poner etiquetas a su pintura. “Mucho color, mucha luz y muy alegre”, resume. “Conceptual en sus líneas y colores. Expresa lo que yo quiero”.

Al mundo empresarial le anima a que “invierta en arte”. Que los empresarios apoyen a los artistas “aficionándose a comprar arte”, sintetiza.

Ehlaba es su nombre artístico. “Lo creé en mi adolescencia para referirme al mundo interno diferente que había en mí, para dar nombre al mundo de creación” que nacía en su interior.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1