El presidente de Deutsche Bank pide responsabilidad ante la reestructuración

El copresidente del Consejo de Deutsche Bank John Cryan participa en una rueda de prensa en la sede de la entidad en Fráncfort (Alemania).

El copresidente del Consejo de Deutsche Bank John Cryan participa en una rueda de prensa en la sede de la entidad en Fráncfort (Alemania).

El presidente de Deutsche Bank, el británico John Cryan, ha pedido en una carta a los empleados valor y responsabilidad para acometer el proceso de reestructuración que necesita el primer banco de Alemania.

“Nos gustaría no sólo cambiar nuestras estructuras, sino también la forma en que trabajamos”, dijo Cryan en la carta a los 100.000 empleados de Deutsche Bank, publicada hoy.

Cryan considera que la cautela y el pensamiento jerárquico han paralizado al Deutsche Bank y pide a los empleados más responsabilidad.

“Atrévanse a decidir en vez de esperar un aviso de arriba”, dijo el presidente de Deutsche Bank.

Cryan asegura que no se va a desprender de la división de gestión de activos, que será una parte esencial del modelo de negocio del banco, y que la prioridad del banco es concentrarse en solucionar problemas, en alusión a los rumores de fusión con Commerzbank, el segundo banco de Alemania, pero sin abordar el asunto directamente.

“Es mucho lo que podemos hacer en solitario. En ello nos concentramos ahora”, dijo Cryan, que ya desmintió esos rumores a finales de agosto en un congreso de banca.

Deutsche Bank quiere recortar 9.000 empleados en todo el mundo, de ellos 4.000 en Alemania.

Ya ha logrado un acuerdo con el comité de empresa para 3.000 de esos empleados en Alemania y para los 1.000 restantes, principalmente en tecnología de la información y en comunicación, negocia en dos nuevas rondas de negociaciones.

Cryan quiere solucionar la mayor parte de litigios en todo el mundo con acuerdos extrajudiciales.

También recordó a los empleados las dificultades que atraviesa el Deutsche Bank, cuyo valor en bolsa ha caído un 42 % desde comienzos de año, en un entorno de bajos tipos de interés y de más exigencias reguladoras.

“Por ello no tenemos tiempo que perder”, concluyó el presidente de Deutsche Bank.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada