El Tesoro quiere captar mañana hasta 5.000 millones en letras a corto plazo

La prima de riesgo española iniciaba la semana en 110 puntos, tres más que en su último cierre, después de que el rendimiento del bono alemán a diez años con el que se calcula se elevara hasta el 0,029 % desde el 0,011 % del viernes, tras mantenerse en negativo desde el 15 de julio.

La prima de riesgo española iniciaba la semana en 110 puntos, tres más que en su último cierre, después de que el rendimiento del bono alemán a diez años con el que se calcula se elevara hasta el 0,029 % desde el 0,011 % del viernes, tras mantenerse en negativo desde el 15 de julio.

El Tesoro quiere captar mañana entre 4.000 y 5.000 millones de euros en una subasta de letras a 6 y 12 meses, la primera desde que el interés del bono alemán a diez años con que se calcula la prima de riesgo regresara a tasas positivas.

Este tipo de títulos a corto plazo ya llevan dos subastas con intereses negativos, lo que significa que los inversores “pagan” por comprarlas.

En concreto, el pasado 16 de agosto, el Tesoro colocó en total 4.957,71 millones de euros, de los que 3.971,71 millones salieron en doce meses con un interés marginal del -0,197 % frente al -0,179 % aplicado en la puja anterior, celebrada en julio.

Los otros 986 millones se emitieron en títulos a seis meses, también con rendimientos negativos por segunda vez consecutiva, del -0,251 %, frente al -0,238 % anterior.

Pero esta subasta no será la única esta semana, ya que el jueves se emitirá deuda a mayor plazo, en concreto, bonos a 5 años y obligaciones a 10 y 15 años, con los que el Tesoro quiere colocar hasta 4.000 millones de euros.

Esta nueva puja coincidirá con el octavo aniversario de la quiebra de Lehman Brothers, que marcó el inicio de la peor y más larga crisis económica y financiera que se recuerda desde el “crack” bursátil de 1929.

En la última subasta de deuda a 5 años, el pasado 4 de agosto, España colocó 1.384,3 millones de euros en estos títulos con un rendimiento del 0,175 %.

Fue la primera vez que España se sometía al escrutinio del mercado después de conocerse los resultados de las pruebas de estrés hechas a la banca europea, en la que todas las entidades españolas que se “examinaban” salieron bien libradas.

Esto permitió al Tesoro nacional enfrentarse con calma a esta cita e incluso cobrar por los títulos a 3 años que también se vendieron ese día.

Las obligaciones a 10 y 15 años salieron a la venta por última vez el pasado 1 de septiembre, con rendimientos inferiores a las pujas anteriores en ambos casos.

En esa ocasión, los inversores no tuvieron en cuenta el bloqueo político que vive España, con un Gobierno en funciones desde el pasado mes de diciembre y que ha celebrado ya dos elecciones, en las que los resultados, muy divididos, no han permitido a ninguno de los grupos políticos formar Gobierno.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada