Funcas prevé incumplir el déficit de 2017 y urge frenar el paro y la deuda

Varias monedas de euro en una fotografía ilustrada.

Varias monedas de euro en una fotografía ilustrada.

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) prevé que el déficit público se desvíe cinco décimas en 2017, hasta el 3,6 % del PIB y urge medidas específicas y sostenidas en el tiempo para frenar el alza de la deuda pública y la tasa de paro, que seguirá cerca del 20 % en los dos próximos años.

El informe de previsiones de Funcas para 2016 y 2017 indica que los principales retos serán el paro y la deuda pública, ya que se tardarán 4 años hasta que la tasa de ocupación baje al 14 % y la deuda pública se estabilice en el 100 % del PIB.

El director general de Funcas, Carlos Ocaña, y el director de Coyuntura Económica de la entidad, Raymon Torres, avisan de que la “parálisis política” y la falta de Gobierno hará que la prórroga de los presupuestos de 2016 tengan consecuencias sobre la economía y su recuperación.

“No se pueden aplazar indefinidamente las decisiones económicas y se necesita un gobierno con capacidad para dirigir la política económica”, ha incidido Ocaña, al tiempo que Torres indica que en ausencia de nuevas medidas la meta de déficit público del 3,1 % del PIB marcada por Bruselas para 2017 se incumplirá.

No obstante, Torres apunta que un nuevo Gobierno puede negociar una nueva senda de consolidación fiscal y aumentar el margen.

Lo cierto, es que ha explicado que el adelanto del pago fraccionado del Impuesto de Sociedades ayudará a conseguir la meta de déficit del 4,6 % del PIB para este año, pero ha incidido en que si no hay nuevas medidas recaudatorias el déficit se irá al 3,6 % el próximo año.

En este sentido, ha señalado que el pacto firmado entre el PP y Ciudadanos ofrecía 150 medidas y “una buena parte tenía impactos presupuestarios, por lo que son propuestas que podrían considerarse”.

Las previsiones de Funcas indican que la economía mantendrá su fortaleza en 2016 y acabará con un alza del 3,1 %, una décima más de lo previsto en el anterior ejercicio de previsiones, pero mantiene su estimación para 2017, que ya rebajó al 2,3 %.

Funcas apunta a una desaceleración más acusada de lo previsto en el último trimestre de 2016 y en todo 2017 debido a una ralentización de la demanda nacional, sobre todo del consumo de los hogares y de las administraciones públicas, ya que la prórroga de los presupuestos de 2016 provocará la congelación de algunas partidas de gasto.

Además, recuerda que el “brexit” del Reino Unido ya está teniendo efecto sobre las inversiones extranjeras que finalmente impactarán en la economía real.

Las exportaciones crecerán el 5,1 % en 2016 y el 4,2 % en 2017, mientras que las importaciones lo harán el 5,8 % y el 4,9 %, respectivamente, lo que hará que el sector exterior tenga una aportación negativa al PIB.

Según las proyecciones de Funcas, bajo el supuesto de una políticas sin cambios significativos, el crecimiento de la economía convergería gradualmente hacia su potencial y se situaría en el 2 % en 2020.

Por otra parte, Funcas también advierte de la baja tasa de ocupación, que está diez puntos por debajo de los países más exitosos, y señala que el 14,3 % de la población activa seguiría desempleada en 2020, mientras que una de cada cuatro personas en edad de trabajar permanecería inactiva.

Añade que esta baja ocupación unida al envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad plantearía “un grave problema” para la sostenibilidad de las pensiones.

El informe señala que la población en edad de trabajar disminuirá en medio millón de personas durante los próximos 5 años como consecuencia de la caída de la natalidad y prevé que el número de activos por personas en edad de jubilación sea de 2,5 en 2020, frente al 2,7 de 2016 y al 3,1 que se registraba en 2007, antes del estallido de la crisis.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada