Ley del suelo, según la Xunta, promueve la participación activa de la ciudadanía, simplifica el proceso administrativo, impulsa la rehabilitación y defiende el paisaje

Tres obreros trabajan en la construcción de una vivienda.

Tres obreros trabajan en la construcción de una vivienda.

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, anunció hoy que el Consello da Xunta dio el visto bueno al reglamento que desarrolla la Ley del suelo, tan sólo seis meses después de su entrada en vigor, convirtiéndonos en la comunidad con una ordenación más completa y actualizada.

El objetivo de este reglamento es facilitar su aplicación y consulta por los técnicos, arquitectos, arquitectos técnicos y demás personal. Además, clarifica la interpretación de la ley, aporta seguridad jurídica e intenta ser comprensible para el ciudadano medio, fijando conceptos urbanísticos homogéneos; incorporando fichas técnicas que aclaren, por ejemplo, el listado de informes necesarios para aprobar el planeamiento, y añadiendo cuadros resumen, esquemas y gráficos.

Según recordó el jefe del Ejecutivo gallego, se está cumpliendo con creces el plazo que contempla la Ley, en su disposición final quinta, para aprobar el reglamento: daba un plazo de un año y se aprobó en medio.

El reglamento mantiene el espíritu de país y la vocación de permanencia de la ley
Feijóo aseguró que este reglamento mantiene el espíritu transversal, de país y la vocación de permanencia de la ley. Para conseguirlo, además de aceptar en la primera fase seis de cada diez alegatos presentados por 32 agentes vinculados al campo del urbanismo, tanto asociaciones como instituciones y particulares, en la última fase también se atiende la totalidad de las 58 observaciones de legalidad hechas por el Consejo Consultivo, así como la mayor parte de las mejores propuestas.

Como señaló el presidente de la Xunta, se trata de la primera Ley del suelo de la historia de Galicia con reglamento propio. De este modo, engloba en un sólo documento, elaborado íntegramente en Galicia, los tres reglamentos que se aplicaban en la anterior Ley: los reglamentos de gestión y planeamiento eran de campo estatal y llevaban 38 años en vigor, y el reglamento de disciplina, que era gallego, del año 1999.

Según aseguró, la Xunta sigue dando pasos para que Galicia tenga una ordenación clara, eficaz y de consenso. En este sentido, recordó que la Ley del Suelo es una de las más importantes de la legislatura, con vocación de permanencia y que extiende las ventajas del planeamiento a todos los ayuntamientos y revitaliza el rural. Del mismo modo, promueve la participación activa de la ciudadanía a través del Registro de Planeamiento y de la Plataforma Urbanística de Galicia; ponen menos trabas sin reducir el control; agiliza y simplifica el proceso administrativo, reduciendo en más de la mitad el plazo medio de tramitación de un Plan General; impulsa la rehabilitación para poner el patrimonio a punto y frena el abandono del rural; y defiende el paisaje gallego.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada