La OMC alerta sobre el freno del comercio mundial

El director general de la OMC, Roberto Azevedo (i), saluda al ministro británico de Comercio Internacional, Liam Fox, en Ginebra el 27 de septiembre de 2016.

El director general de la OMC, Roberto Azevedo (i), saluda al ministro británico de Comercio Internacional, Liam Fox, en Ginebra el 27 de septiembre de 2016.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) rebajó drásticamente este martes sus previsiones sobre el comercio mundial y advirtió de que en 2016 el crecimiento será el más lento desde la crisis de 2008, una situación “grave” que debe servir de señal de alarma.

En abril, la organización auguraba un crecimiento del 2,8% este año, pero en sus nuevas previsiones de este martes sólo prevé una subida del 1,7%.

“La drástica desaceleración del crecimiento del comercio es un asunto grave y debemos tomarlo como una llamada de atención”, dijo el director general de la OMC, Roberto Azevedo, en un comunicado.

Los economistas de la organización atribuyen el freno a una caída más importante que la prevista del comercio de mercancías en el primer trimestre del año (-1,1%), así como una recuperación más débil de la esperada en el segundo trimestre (+0,3%).

En particular, la organización cita la ralentización del crecimiento del Producto Interior Bruto y del comercio en economías en desarrollo como China y el Brasil, pero también en Norteamérica.

La OMC, que para 2016 prevé un aumento del PIB real del 2,2%, también está preocupada por el debilitamiento de la proporción entre comercio y crecimiento.

En los años 1990 y 2000, el comercio mundial aumentaba dos veces más rápido que el PIB. Pero este año el volumen de intercambios comerciales aumentará más lentamente que el PIB mundial.

“Es especialmente preocupante la creciente oposición a la globalización. Tenemos que asegurarnos de que todo esto no se traduzca en políticas equivocadas que puedan agravar aún más la situación”, dijo Azevedo.

Entre los factores que explican el freno están, según la OMC, el aumento del porcentaje de importaciones en la demanda de bienes, la ausencia de liberalización del comercio, el aumento del proteccionismo “y posiblemente el papel cada vez más importante de la economía digital y el comercio electrónico”.

En un informe sobre comercio mundial divulgado este martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) abogó por ayudar a los trabajadores perjudicados por los grandes cambios registrados.

“Los políticos deberían enfocarse en las preocupaciones de los trabajadores y en las industrias que tienen dificultades para adaptarse a la competencia extranjera y dar pasos para facilitar la transición”, dijo el FMI.

Esas políticas deberían incluir, entre otros, mecanismos de reconversión, capacitación y movilidad geográfica, sostuvo la entidad.

Según Denis Ferrand, del instituto COE-Rexecode, la contracción del comercio mundial no es necesariamente una consecuencia del proteccionismo, sino el resultado de la dinámica económica de cada país.

El freno del comercio mundial “está muy concentrado geográficamente, sobre todo en las economías asiáticas”, indica, y en países como China, el crecimiento se basa ahora más en la producción de bienes industriales que en otras actividades, como los servicios.

Según Ferrand, en países como Rusia o Brasil, la caída de importaciones y exportaciones es consecuencia de la contracción del PIB.

– Incertidumbre sobre el Brexit –

La debilidad de los intercambios mundiales podría seguir en 2017 y la OMC auguró este martes un crecimiento de entre el 1,8% y el 3,1% para el año que viene, frente a su previsión anterior del 3,6%.

“Desde que se publicó la previsión de la OMC de abril de 2016, se han materializado varios de los riesgos importantes que se habían señalado, en particular un período de turbulencias financieras que afectó a principios de año China y otras economías”, indica la organización.

Al mismo tiempo, la OMC apunta a algunas señales positivas para el segundo semestre, entre ellas el aumento del tráfico en los puertos o el aumento de exportaciones en Estados Unidos.

Pero antes de que acabe el año, sigue habiendo elementos de incertidumbre como la volatilidad financiera, el auge de la “retórica contraria al comercio” y los efectos potenciales de la consulta del Brexit en Reino Unido, indica la organización.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada