Compañías chinas ‘fagocitan’ empresas de California

Capitales chinos por 8.000 millones desembarcaron en California desde el año 2000

La construcción de un edificio por la firma con sede en Pekín Oceanwide Holdings el 23 de septiembre de 2016 en el centro de Los Angeles, Estados Unidos.

La construcción de un edificio por la firma con sede en Pekín Oceanwide Holdings el 23 de septiembre de 2016 en el centro de Los Angeles, Estados Unidos.

Desde bienes raíces a compañías tecnológicas o gigantes del entretenimiento, las inversiones de China en Estados Unidos, y especialmente en California, marchan a ritmo vertiginoso y rumbo a niveles récord este año.

Empresas chinas volcaron en Estados Unidos 15.000 millones de dólares el año pasado y esa cantidad se podría duplicar en 2016, según un informe del instituto Rhodium Group y el Comité Nacional de Relaciones EEUU-China.

California, y particularmente San Francisco y Los Angeles, despertaron el apetito de los inversores chinos y así vierten miles de millones en áreas como tecnología, energías renovables y entretenimiento y también cada vez más en bienes raíces.

Capitales chinos por 8.000 millones desembarcaron en California desde 2000 y esa cifra es más que en cualquiera de los otros estados, según el informe del instituto Rhodium Group.

Añade que a fines del año pasado, en California había 452 compañías chinas que empleaban a más de 9.500 personas. Entre esas compañías, se cuentan el gigante del comercio en línea Alibaba y la firma de internet Tencent Holdings Ltd.

FRENESÍ DE COMPRAS

El dinero chino también se derrama en Hollywood. El grupo Wanda, cuya sede está en Pekín, pagó 3.500 millones de dólares por el estudio Legendary Pictures. Ese fue el negocio más grande hecho por los chinos en el área de la cultura.

La ola compradora no parece tener síntomas de parar a pesar de las complicaciones de la economía de China, la segunda mayor del mundo, y la retórica de la campaña hacia las presidenciales estadounidenses del noviembre.

“Las inversiones chinas en Estados Unidos, y en particular en California, seguramente se multiplicarán en los próximos años”, dijo Matt Sheehan, un especialista en inversiones chinas que se apresta a lanzar un libro titulado “Chinafornia”

Varias ciudades estadounidenses reciben de brazos abiertos las inversiones chinas y sofocan la retórica y el sentimiento anti-China de la campaña electoral y del Congreso.

“Si la economía doméstica china sigue en auge, las firmas tendrán dinero como para hacer inversiones estratégicas o compras vanidosas en el exterior”, dijo Sheehan.

Uno de los items cada vez más notorios en la lista de compras chinas, son los bienes raíces. Casas caras y centros comerciales de alto valor son comprados a ritmo récord.

Inversores chinos gastaron en Estados Unidos casi 11.000 millones de dólares en bienes raíces en los primeros cinco meses del año y ya se superaron los 4.370 millones de todo el año, según la firma inmobiliaria Cushman & Wakefield.

CAMBIOS EN EL PAISAJE

Las adquisiciones chinas literalmente han cambiado el paisaje del las zonas céntricas de ciudades como Los Angeles y San Francisco.

De los cuatro megaproyectos de construcción actualmente en curso en Los Angeles, tres son de firmas chinas. Entre esos emprendimientos se cuenta un condominio y hotel de 1.000 millones de dólares.

En San Francisco la compañía china Oceanwide compró terrenos para construir el segundo edificio más alto de la ciudad. Otras compañías chinas tienen en sus planes, invertir en otras construcciones.

Las residencias son parte del furor inmobiliario chino y sus ventas se han más que duplicado en los últimos tres años.

“Este año tenemos 27.300 millones de dólares en ventas a compradores chinos contra entre 7.000 y 13.000 millones hasta 2013″, dijo la analista inmobiliaria Danielle Hale.

Asimismo los adquirentes ya no buscan residencias como inversión sino para instalarse.

“Vimos un giro de gente que compraba residencias para vacaciones o inversión a gente que busca esas propiedades para establecerlas como su residencia primaria”, dijo Hale.

Sheehan augura que los próximo objetos del deseo de los chino serán la agricultura y el sector de alimentación.

“Años de escándalos con los alimentos en China, realmente han asustado a los parientes chinos…y las firmas chinas saben que pueden cobrar altos precios por las importaciones estadounidenses”, dijo. “Y esa, es otra área en la que California tiene una posición de privilegio”, añadió”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada