El 28,1 % de todo el empleo doméstico de la UE está en España, según UGT

Dos jóvenes trabajan como empleadas de hogar.

Dos jóvenes trabajan como empleadas de hogar.

España contabiliza el 28,1 % del total del empleo doméstico de la Unión Europea (UE), según un informe de UGT que asegura que muchas familias han tenido que recurrir a trabajadores domésticos para cubrir servicios y prestaciones que las administraciones públicas han dejado de facilitar.

Según este informe, titulado “La solución del Gobierno a los recortes del Estado del bienestar”, en España, más de 500.000 personas, en su mayoría mujeres de nacionalidad extranjera, están empleadas en el sector doméstico, un trabajo que se ha hecho más precario con la crisis con déficit de derechos y bajos salarios, respecto al resto de población trabajadora.

Además, el trabajo doméstico en España representa el 3,4 % del total del empleo, el porcentaje más alto de la UE, sólo por detrás de Chipre (3,6 %), uno de los países con menos servicios sociales.

Sin embargo, el empleo en servicios sociales y asistencia en establecimientos residenciales en España supone el 2,5 % del mercado laboral del país, dos puntos por debajo de la media europea.

El informe evidencia que países como Finlandia o Países Bajos, donde los servicios sociales y asistenciales suponen el 9 y el 8,6 %, respectivamente, el trabajo doméstico apenas alcanza el 0,3 % y el 0,02 %.

Con esto, UGT quiere demostrar que hay una relación inversa entre el volumen de empleo en el sector doméstico y el trabajo en actividades sociales y asistenciales, mermadas tras los recortes derivados de la crisis.

Además, el estudio pone de relieve que el progresivo empobrecimiento de las familias ha tenido una repercusión directa en el salario y la jornada de los empleados de hogar, con una sobrerrepresentación de mujeres inmigrantes.

En 2014, el salario medio en el trabajo doméstico era de 745 euros, un 60,3 % inferior al salario medio total español.

A medida que ha avanzado la crisis, el presupuesto que las familias dedicaban a pagar a los empleados domésticos ha ido cayendo drásticamente.

En 2011, las familias dedicaban el 1,15 % de su presupuesto al pago de estos salarios y un 0,3 % al de su Seguridad Social.

En 2015, el porcentaje destinado al pago del salario era del 0,9 % y el correspondiente a la Seguridad Social, el 0,07 %.

También a consecuencia de la crisis, en esta actividad ha ocupado el trabajo a tiempo parcial.

Así, en 2015, el 54,2 % de la población ocupada en el trabajo doméstico lo hacía a tiempo parcial, el porcentaje más alto en todas las ramas de actividad, y el salario medio en esta jornada era de 378 euros.

Por ello, UGT reclama que se inicien los trámites para la ratificación del convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajo decente para trabajadores domésticos.

Además, emplaza al Gobierno en funciones a que cumpla la norma que regula esta actividad y reúna de manera inmediata a organizaciones sindicales y empresariales para abordar, entre otros asuntos, la protección por desempleo de este colectivo.

También exige que en estos encuentros con los agentes sociales se hable de la desaparición del desestimiento como fórmula de extinción del contrato, los riesgos laborales y fórmulas alternativas que permitan la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada