El FMI urge a reducir el sistema bancario en Europa por falta de rentabilidad

El director del Departamento Fiscal del Fondo Monetario Internacional, Vitor Gaspar (c), y el Director Adjunto del Departamento de Finanzas Públicas del FMI, Abdelhak Senhadji (i), y el jefe de prensa del FMI, Wiktor Krzyzanowski (d), responden a las preguntas de los medios durante la presentación del informe de Estabilidad Financiera en la sede del FMI en Washigton, Estados Unidos, hoy, 5 de octubre de 2016.

El director del Departamento Fiscal del Fondo Monetario Internacional, Vitor Gaspar (c), y el Director Adjunto del Departamento de Finanzas Públicas del FMI, Abdelhak Senhadji (i), y el jefe de prensa del FMI, Wiktor Krzyzanowski (d), responden a las preguntas de los medios durante la presentación del informe de Estabilidad Financiera en la sede del FMI en Washigton, Estados Unidos, hoy, 5 de octubre de 2016.

El FMI subrayó hoy que un tercio de los bancos europeos es “débil e incapaz de generar beneficios sostenibles”, lo que obliga a “reducir” el número de entidades bancarias, y advirtió de la creciente deuda global, que se sitúa ya en el 225 % del producto interior bruto (PIB) mundial.

“Los bancos europeos deben ser más eficientes. Hay simplemente demasiadas sucursales con muy pocos depósitos y demasiados bancos con costes de financiación por encima de sus competidores”, señaló Peter Dattels, director adjunto del Departamento de Asuntos Monetarios al presentar en Washington el informe de Estabilidad Financiera del FMI, en el que los compara con entes estadounidenses y japoneses.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que los bancos deben adaptarse a un nuevo contexto de bajo crecimiento con bajos tipos de interés, que amenaza la rentabilidad en el modelo de negocio tradicional.

De acuerdo con las proyecciones del organismo multilateral, aunque se consolide la recuperación económica y los tipos de interés crezcan, “los mercados tienen serias dudas sobre la capacidad de los bancos de mantenerse viables y saludables”.

En Europa, es necesaria una acción “urgente y general” para encarar los créditos fallidos que siguen lastrando sus cuentas desde las crisis al no haber sido saneados y reformar unas estructuras de gestión poco eficientes.

Pese a que los bancos europeos son los que muestran mayor debilidad, las entidades del resto del mundo tampoco han esquivado el golpe de este nuevo panorama financiero.

El Fondo apuntó que en el último año los bancos de los países avanzados han perdido 430.000 millones de dólares en capitalización bursátil.

El reporte llega en momentos en que uno de los principales bancos de la zona euro, el alemán Deutsche Bank, pasa por una difícil situación con caídas reiteradas en bolsa por dudas sobre su solvencia, tras la sanción de 14.000 millones de dólares por parte del Gobierno estadounidense por su implicación en la venta de activos respaldados en hipotecas tóxicas.

“Deutsche Bank es uno de los bancos que necesita continuar su ajuste para convencer a los inversores de que su modelo de negocio es viable de cara al futuro y ha encarado las cuestiones de riesgo operativo que ha causado este litigio”, señaló Dattels ante los periodistas.

Por otro lado, la institución financiera internacional volvió a llamar la atención, como ha venido haciendo en las últimas semanas, sobre la amenaza del regreso de recetas económicas proteccionistas en un momento de bajo crecimiento.

En concreto, afirmó que la economía global perdería cerca de un 3,5 % hasta 2021, debido a la caída de la inversión y la reducción del comercio, de producirse una espiral proteccionista y el estancamiento financiero consiguiente.

“Este escenario de proteccionismo y estancamiento financiero se iniciará con las reacciones de aversión al riesgo en los mercados financieros a iniciativas proteccionistas impulsadas por acontecimientos políticos en Europa y EE.UU.”, señaló el informe.

En el frente fiscal, el Fondo encendió la luz roja sobre el abrupto aumento de la deuda global en los últimos años.

Vitor Gaspar, director del Departamento Fiscal del FMI, estimó en rueda de prensa que la deuda global alcanzó el año pasado un récord al tocar los 152 billones de dólares, alrededor del 225 % del PIB mundial.

El organismo considera especialmente preocupante el auge en deuda privada en las economías emergentes, y señaló en concreto la registrada en China, en un país que consideró con peso “sistémico”.

Estos informes del FMI se presentan en el arranque de la asamblea anual conjunta del organismo y el Banco Mundial (BM), que reúne en Washington a los principales líderes económicos globales, y en la que se ha alertado sobre los riesgos de un estancamiento global.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: