Los taxistas lusos se preparan para paralizar mañana Lisboa en contra de Uber

Un taxi circula por una calle de la ciudad.

Un taxi circula por una calle de la ciudad.

Los taxistas lusos ultiman hoy los detalles de la marcha con la que esperan paralizar mañana Lisboa, donde se estima que reunirán 6.000 vehículos en protesta contra la anunciada legalización en el país de plataformas de transporte como Uber.

La manifestación, que lleva el lema “10/10 Todos a Lisboa-Contra los ilegales”, arrancará aproximadamente a las 7.00, hora local, en el Parque de las Naciones de la capital lusa y se espera que tras una marcha lenta llegue horas más tarde a la Asamblea de la República, su punto final.

Su recorrido complicará el tráfico por varias de las principales arterias de la ciudad, algunas de las cuales también en proceso de obras, por lo que las autoridades de transporte locales han aconsejado el uso de medios públicos, especialmente el metro.

La protesta está motivada por la próxima legalización de plataformas de transporte como la estadounidense Uber o la española Cabify que, según la normativa que el Gobierno espera aprobar este mes, pasarán a ser consideradas como “prestadoras de servicios de tecnología”.

Esto implica que, sin contar con los beneficios fiscales a los que tienen acceso los taxistas, podrán operar con permiso previo del regulador de transportes, además de que estarán obligados a tener sede o representante legal en Portugal y emitir factura electrónica.

Ante el proceso, las dos principales organizaciones que representan a los taxistas, la Federación Portuguesa del Taxi (FPT) y la Asociación Nacional de Transportadores Ligeros en Carretera (Antral), prometen hacer oír su descontento.

Para el ministro de Ambiente, João Pedro Matos Fernandes, la marcha es “injusta” e “injustificable”, ha dicho hoy en un artículo de opinión para el diario Público sobre esta protesta, en torno a la que no todos los partidos favorables al Gobierno coinciden y que no deja de generar tensión.

Tanto que el secretario de Estado Adjunto y de Ambiente de Portugal, José Mendes, ha reforzado su seguridad tras recibir una cascada de insultos y amenazas en redes sociales por parte de personas descontentas por la anunciada legalización.

Para la marcha de mañana se espera la asistencia, como gesto de solidaridad, de representantes del sector en Madrid (Fedetaxi) y Barcelona (STAC).

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada