Dijssebloem, presidente de Eurogrupo: “Querría que el Gobierno español realmente analice sus cifras y asunciones antes de ponerlas en el presupuesto”

“Entendemos que, tan pronto como un nuevo gobierno tome posesión, se enviará un nuevo borrador de presupuesto con todas las medidas necesarias para alcanzar el objetivo del 3,1 %”

(i-d) El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, el ministro alterno de Finanzas griego, George Chouliarakis, y el ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, posan para los medios al comienzo de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la zona del Eurogrupo, en Luxemburgo, hoy, 10 de octubre de 2016.

(i-d) El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, el ministro alterno de Finanzas griego, George Chouliarakis, y el ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, posan para los medios al comienzo de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la zona del Eurogrupo, en Luxemburgo, hoy, 10 de octubre de 2016.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijssebloem, avisó hoy al Gobierno español de que debe verificar los cálculos que incluye en el proyecto presupuestario para 2017 antes de mandarlo a Bruselas, después de que el ministro de Economía y Finanzas en funciones, Luis de Guindos, haya afirmado que comprenderá un déficit “no muy lejos del 3,1 %”.

“En los últimos años ha habido bastantes debates entre España y la Comisión sobre la calidad de las cifras, y cada vez ha resultado que la Comisión tenía razón”, apuntó Dijsselbloem, que indicó que hacía al respecto un “comentario ligeramente crítico, pero no con la Comisión”.

“Por ello, querría que el Gobierno español realmente analice sus cifras y asunciones antes de ponerlas en el presupuesto. Esto por supuesto, es un consejo para todos, pero aquí en particular”, dijo el también ministro holandés de Finanzas.

Por su parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, optó por “no comentar planes y medidas que no se conocen”.

Sí recalcó que “la cifra tiene que ser 3,1 % y que decir ‘muy cerca’ es un poco diferente” a alcanzar el objetivo.

No obstante, indicó que se conoce la situación política en la que se encuentra España, con un gobierno en funciones que no puede presentar nada más que un presupuesto sin cambios en las políticas económicas y fiscales.

“Entendemos que, tan pronto como un nuevo gobierno tome posesión, se enviará un nuevo borrador de presupuesto con todas las medidas necesarias para alcanzar el objetivo del 3,1 %”, apuntó.

Moscovici recordó también que, como consecuencia de que España incumpliera sus compromisos de reducción de déficit el año pasado, la CE debe tomar una decisión sobre la suspensión de los compromisos de los fondos estructurales y de inversión para España a partir de enero de 2017.

Dijo, no obstante, que de cara a levantar esta suspensión -algo que puede hacerse casi simultáneamente a la propia congelación-, es necesario primero que la Comisión finalice el diálogo estructural con el Parlamento Europeo sobre la misma y, después, contar con los datos sobre las acciones efectivas que se le han exigido a España, para evaluar si son suficientes.

Estas son el cierre del presupuesto, que se efectuó el pasado julio, y la modificación del pago a cuenta del impuesto de sociedades, con lo que el Gobierno ha recaudado 8.300 millones adicionales.

Finalmente, Moscovici recordó que Bruselas espera que España presente antes del 15 de octubre su proyecto presupuestario sin cambios respecto al de 2016, tras lo que el próximo Ejecutivo que se forme tendrá que mandar un “verdadero proyecto presupuestario con la política económica que ese gobierno proponga” tan pronto como sea posible.

De Guindos explicó hoy que el próximo viernes el Consejo de Ministros aprobará el proyecto presupuestario para 2017 sin modificación de la política económica ni medidas tributarias respecto a las cuentas de 2016, e indicó que incluirá una estimación de déficit “no muy lejos del 3,1 % del PIB”.

Indicó que las cuentas, que son una “mera proyección de las de 2016″, incluyen una estimación del crecimiento de la economía española del 2,3 % -previsión que consideró “prudente”-, así como la evolución esperada del empleo, los tipos de interés y las cargas financieras.

“Y cuando haya un nuevo Gobierno en España, que esperemos que no sea muy tarde, éste tendrá que definir un nuevo presupuesto para cumplir con el objetivo del 3,1 %”, dijo De Guindos, a la vez que mostró su esperanza en que éste se confeccione “cuanto antes mejor”.

España cerró 2015 con un 5,1 % del PIB registrado en 2015, frente al 4,2 % que tenía que haber logrado.

El país tiene ahora que ajustarse a una nueva senda de consolidación y pasar del 5,1 % del PIB que acumuló al término del pasado ejercicio al 4,6 % este año, al 3,1 % el próximo y al 2,2 % en 2018.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada