La Fiac añade en esta edición una nueva sección de escultura monumental

El evento reúne este año 186 galerías, elegidas entre las más poderosas del mundo y las emergentes más prometedoras

Escultura monumental del artista David Altmejd en el Petit Palais de París, donde este año la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de París (Fiac) abrió una nueva sección, "On Site", para exponer la obra de 37 artistas en condiciones museográficas.

Escultura monumental del artista David Altmejd en el Petit Palais de París, donde este año la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de París (Fiac) abrió una nueva sección, “On Site”, para exponer la obra de 37 artistas en condiciones museográficas.

La paz y la crisis migratoria son dos de los grandes temas abordados en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de París (Fiac), una de las más importantes del mundo en su género, que hoy abre las puertas de su 43 edición al público.

Para celebrar el arte y su mercado, abordar con ellos los temas más actuales y atraer nuevos públicos en un momento en que el mercado global frena su ritmo inversor -y en una París acorazada para evitar nuevos atentados-, la feria aspira a resultar más atractiva aún que en años anteriores.

A juzgar por la procesión de coleccionistas importantes en la preapertura reservada para ellos y por la satisfacción de los galeristas consultados, la directora artística de la Fiac, Jennyfer Flay, volvió a dar en el blanco.

La experta franconeozelandesa adelantó a los medios, no obstante, que sería “ingenuo e irresponsable” pensar que la Fiac -visitada en 2015 por cerca de 75.000 personas- pueda salvarse de la merma que registran museos, grandes almacenes y hoteles de la ciudad.

Entre sus nuevos logros resalta la creación de la nueva sección “On Site”, dedicada a la escultura monumental, en el Museo del Petit Palais, justo frente a la sede central del salón, el Grand Palais.

Tras cuatro años de tratos y anteriores esbozos de colaboración, la idea cuajó al fin por completo y promete hacer perenne la oferta de condiciones “verdaderamente museográficas” a la Fiac.

Todo un lujo que estrenan 37 artistas, entre ellos David Altmejd, Damien Hirst, Do Ho Suh y un notable número de conocidos latinoamericanos, como el brasileño Ernesto Neto y los mexicanos Gonzalo Lebrija, Stefan Brüggemann y Abraham Cruzvillegas.

La inclusión del Petit Palais en la feria se completa con la excepcional peatonalización de la avenida que separa este “pequeño” palacio del “grande”, recuerdo de la explanada que los unió en 1900 durante la Exposición Universal para la que fueron construidos.

Además, otros dos museos, el Delacroix y el propio Louvre, vuelven a compartir actividades plásticas, proyecciones, conferencias o “performances” con la feria.

En total, el evento reúne este año 186 galerías, elegidas entre las más poderosas del mundo y las emergentes más prometedoras, de Francia (53) y de 27 países extranjeros encabezados por Estados Unidos (34), Alemania (26), Italia (14) y Reino Unido (13).

Con nueve stands, América Latina no solo mantiene su presencia en la feria sino que la refuerza y “España, pese a la crisis que le golpea de manera extremadamente frontal” cuenta con cinco galerías, “número por desgracia, insuficiente”, comenta Flay a Efe.

Colombia tiene por segundo año consecutivo a la galería Casas Riegner de Bogotá, mientras que México presenta a José García, Kurimanzutto, Labor y House of Gaga y Brasil otros cuatro: Luciana Brito, Fortes Vilaça, Mendes Wood y Luisa Strina.

Desde Madrid viajaron a París la decana Guillermo de Osma y Parra & Romero; de Barcelona ProjecteSD; y de Valencia dos galeristas con sendas monográficas de artistas vivos consagrados: el donostiarra Darío Villalba en Luis Adelantado y la francoturca Nil Yalter, centrada de lleno en la migración, en Espaivisor.

Más allá de su nueva doble sede palaciega, en los Jardines de Tullerías, uno de los platos fuertes de la sección “Hors les Murs” (Fuera de los muros) resalta varias arquitecturas para momentos precarios, como la completa y austera casa “Simple, 2016″, de Jean Nouvel, y la escuela rural creada por Jean Prouvé en 1949.

En el mismo jardín, la frágil construcción “A Lighthouse for Lampedusa!” (Un faro para Lampedusa), hecha por Thomas Kilpper con pedazos de barcos de emigrantes, pide un cambio profundo en la manera de tratar la crisis migratoria en Europa.

La Paz, con mayúsculas, simbolizada en seis enormes siluetas de aluminio blanco con forma de tronco y ramas de olivos centenarios, aunque carentes de hojas y frutos, es para Flay el tema dominante de la obra instalada en la plaza Vendôme por el suizo Ugo Rondinone.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada