Valonia señala aún trabas para CETA y Schulz asegura que no son insalvables

Fotografía facilitada por la Unión Europea que muestra al presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz (D) y la ministra de Comercio canadiense, Chrystia Freeland, hoy en el Parlamento Europeo en Bruselas.

Fotografía facilitada por la Unión Europea que muestra al presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz (D) y la ministra de Comercio canadiense, Chrystia Freeland, hoy en el Parlamento Europeo en Bruselas.

 

El ministro presidente de la región belga de Valonia, Paul Magnette, afirmó hoy que aún quedan “pequeñas dificultades” para respaldar el acuerdo comercial UE-Canadá (CETA) tras reunirse con el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, para quien “no hay ningún problema que no podamos resolver”.

“Todavía tenemos algunas pequeñas dificultades entre europeos y será necesario trabajar y discutirlo próximamente”, afirmó Magnette ante la prensa al término del encuentro, a la vez que precisó que la parte de la negociación con Canadá “ha concluido” y “ha permitido muchas mejoras”.

Magnette agradeció la iniciativa de Schulz de citarle esta mañana a él y a la ministra canadiense de Comercio, Chrystia Freeland, para tratar de desbloquear la ratificación del acuerdo -vetada únicamente por Valonia en toda la UE-, y expresó igualmente su gratitud al Gobierno de Canadá “por su paciencia”.

“Celebro que todo lo que hemos podido discutir con nuestros amigos canadienses pueda conducir a un acuerdo y que la parte con Canadá haya concluido”, indicó, y agregó que las conversaciones con los canadienses “han sido muy útiles, nos han permitido ya mejorar mucho el texto”.

En cambio, dijo que “aún tenemos algunas pequeñas dificultades” que será necesario abordar “no para crear problemas, sino para que tengamos tratados con un nivel de protección en materia social, servicios públicos, medioambiente, garantías jurisdiccionales, que sea de las más elevadas en el mundo, y que mañana sea el estándar que la UE defenderá en todas sus negociaciones bilaterales”, dijo.

“Es una apuesta que creo que merece la pena, tomarse un poco más de tiempo y permitir que concluya el procedimiento parlamentario que hemos comenzado”, indicó, en referencia al rechazo el pasado 14 de octubre del Parlamento valón a firmar el CETA.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo dijo que esta mañana “no sólo hemos tenido reuniones constructivas sino también la voluntad de encontrar una solución”.

Schulz corroboró que “las negociaciones por el lado canadiense han concluido”, y que Freeland “confirmó la voluntad de lograr una solución con nosotros, los europeos” y que están listos para firmar.

“Pero los problemas que quedan están en el interior de la UE”, especificó, a la vez que garantizó que “no hay ningún problema que no podamos resolver”.

Según señaló, “hemos discutido cuál es la pista que podemos hallar para resolverlos” en una reunión en la que también estuvieron presentes los servicios de la Comisión Europea.

“El debate de esta mañana lo consideramos como el inicio de transformación de este proceso en una victoria para todos los participantes”, concluyó, y dijo sentirse “muy optimista” en cuanto a encontrar una solución para el CETA.

Freeland, que el viernes dio por “concluidas y fracasadas” las negociaciones con Valonia, retrasó su regreso a Toronto para entrevistarse con Schulz.

“Nuestro trabajo está hecho (…) Ahora la pelota está en el lado europeo y esperamos que Europa logre una solución”, indicó tras la reunión en el Parlamento Europeo.

La Comisión Europea y Canadá vienen trabajando con Valonia en una “declaración interpretativa” con valor jurídico que acompañe al texto del tratado, que por su parte fue cerrado hace dos años, para que la región, que según la Constitución belga tiene competencias en el ámbito del comercio exterior, dé el visto bueno a la firma del tratado el próximo jueves.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada