La realidad virtual o la impresión en tres dimensiones revolucionan el sector sanitario

El jefe de sección de Cirugía cardiovascular del Hospital Materno Infantil de Málaga, Enrique Ruiz, muestra dos corazones impresos a tamaño real en 3D para planificar su intervención en niños.

El jefe de sección de Cirugía cardiovascular del Hospital Materno Infantil de Málaga, Enrique Ruiz, muestra dos corazones impresos a tamaño real en 3D para planificar su intervención en niños.

El sector sanitario vive un momento de “auténtica transformación” y las tecnologías aplicadas a la salud, como la realidad virtual o la impresión en tres dimensiones, permiten mejorar ya el control y gestión de los pacientes y disminuir los costes sanitarios.

Así lo aseguran especialistas en tecnología sanitaria consultados por EFE, que señalan que a pesar de que la población es cada vez mayor y vive más años, el modelo sanitario está pesando para atender a enfermos agudos pero no a crónicos.

Los retos a los que se enfrenta el sistema de atención sanitaria en España en los próximos años será abordado el próximo 11 de noviembre en Valencia durante la primera edición de “Salud ON Me”, un encuentro creado por el divulgador científico Ángel Ramírez.

En él se darán a conocer las propuestas más innovadoras del sector salud en la Ciudad Politécnica de la Innovación, en el campus de Tarongers de la Universidad Politécnica de Valencia.

Una de estas propuestas es la realidad virtual aplicada al tratamiento de trastornos psicológicos y rehabilitación cognitiva, así como el uso de la impresión en tres dimensiones (3D) en una operación de corazón o para sustituir las escayolas por férulas con un sistema de electroestimulación.

Para Ramírez, el actual modelo sanitario está pensado para atender a enfermos agudos, pero no para crónicos a pesar de que la población está cada vez más envejecida y se muere más tarde pero con más enfermedades.

“La estructura sanitaria no puede hacer frente a la población con enfermedad crónica y es necesario un cambio de paradigma que inspire al colectivo del mundo de la salud, tanto profesionales como pacientes, y analizar cómo podría ser ese futuro”, asegura a EFE.

Ramírez considera que ese futuro debe pasar por un profundo análisis sustentado en los “avances tecnológicos, la innovación, la comunicación entre los profesionales y los pacientes, y en el diseño”.

Además, se muestra partidario de construir menos hospitales e invertir más recursos en que los usuarios tengan a su alcance tecnologías que puedan manejar y que permitan no tener tan saturadas las Urgencias hospitalarias.

También es de la misma opinión el catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia y experto en Tecnologías de la Salud Jorge Bondía, quien afirma a EFE que el sistema sanitario “es desde hace tiempo insostenible, la población está envejeciendo y los costes asistenciales son cada vez más altos”.

A su juicio, es necesario tender hacia un sistema en el que el paciente esté “bien informado” y pueda seguir el tratamiento en el propio domicilio. “En este cambio de modelo sanitario, la tecnología tiene mucho que decir”, asevera.

“Una aplicación en el propio móvil o una tableta pueden facilitar al paciente una consulta o diagnóstico remoto, y le permite estar bien informado para tomar decisiones sin perder la calidad asistencial y reduciendo los costes que suponen las visitas al médico o a los hospitales”, afirma Bondía.

Desde la UPV han trabajado en el control de la diabetes tipo 1 con un páncreas artificial que permite, mediante un sistema automático, la dosificación de la insulina, o con la puesta en marcha de un robot que educa a los más pequeños en la gestión de esta enfermedad.

En el encuentro “Salud ON Me” también se demostrará cómo a partir de un tuit se puede acabar desarrollando una investigación médica, o cómo una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) puede estar “más humanizada”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada