La Xunta destinará un millón de euros a la restauración del monasterio de Santa María de Sobrado

Las obras convertirán en biblioteca la antigua capilla y solucionarán problemas de humedades y filtraciones de agua

El arzobispo Julián Barriio, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y un representante de la comunidad cirterciense.

El arzobispo Julián Barriio, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y un representante de la comunidad cirterciense.

El presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, indicó este sábado que la restauración del monasterio de Santa María de Sobrado, a la que la Xunta destinará cerca de un millón de euros y que se prevé que finalice a finales de 2017, contribuye a saldar la deuda histórica que tiene Galicia con los monjes cistercienses.

Feijóo recordó que la Orden del Císter, que llegó a Galicia en el siglo XII, cambió para siempre jamás la forma de entender la vida monástica, además de traer mejoras económicas importantes para nuestra tierra. “Las novedades técnicas y organizativas que trajeron los cistercienses desde Borgoña ayudaron a que la productividad de nuestro campo creciera exponencialmente y que pudiera alimentar la población de las incipientes ciudades”, indicó, además de precisar que fueron ellos quien potenciaron el cultivo de la vid y le hicieron ganar productividad. “Los monjes cistercienses fueron los emprendedores de la Galicia del siglo XII, todos unos pioneros del I+D+i”, dijo el presidente en funciones.

Uno de los primeros monasterios que fundaron estos monjes fue precisamente el de Sobrado. Hoy, en la conmemoración del 50 aniversario de la vuelta de los monjes del Císter a esta villa gallega, Feijóo recordó que este edificio, Bien de Interés Cultural desde 1931, “es uno de los puntos más singulares del Camino del Norte”. Como tal, está incluido como bien inmueble en el reconocimiento como Patrimonio Mundial de la Unesco de esta Ruta Xacobea, obtenido en 2015.

Su reforma es “compleja”, tal y como admitió Feijóo, y permitirá mejorar los usos culturales y públicos de la iglesia y del Claustro de los Caballeros, acondicionando como biblioteca la antigua capilla, además de solucionar problemas estructurales del monasterio, especialmente sus humedades y filtraciones de agua.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada