La Confederación Europea de Sindicatos solicita que la financiación del instrumento comunitario debería ascender a los 21.000 millones de euros anuales

 Un viandante pasa delante de una oficina de empleo en Londres (Reino Unido).

Un viandante pasa delante de una oficina de empleo en Londres (Reino Unido).

La Confederación Europea de Sindicatos (ETUC) pidió hoy aumentar la inversión destinada a la garantía de empleo juvenil, la principal herramienta impulsada por la Unión Europea (UE) para atajar el paro entre los menores de 25 años, y reforzar el compromiso de gobiernos y empleadores con la iniciativa.

De acuerdo con un nuevo informe, la financiación del instrumento comunitario debería ascender a los 21.000 millones de euros anuales, frente a los 2.000 al año que ofrece la Comisión Europea en la actualidad y hasta 2020.

Asimismo, la ETUC exigió a Bruselas y a los ejecutivos de los Estados miembros definir los criterios de calidad para el trabajo y la formación, además de incrementar el apoyo de los servicios nacionales de empleo en la implementación de la garantía juvenil.

La Confederación Europea de Sindicatos también subrayó la necesidad de reforzar la involucración de los interlocutores sociales, la sociedad civil y los jóvenes en el diseño, aplicación y monitorización de las medidas relacionadas con la herramienta comunitaria.

En ese sentido, el informe destacó que los sindicatos no han podido participar “tanto como desearían” en la aplicación de la garantía juvenil y resaltó que los mecanismos de monitorización no se han habilitado en todos los países, para a continuación añadir que su funcionamiento es “cuestionable”.

Dado que la garantía juvenil se creó a partir de medidas nacionales ya existentes, los planes de los socios comunitarios difieren unos de otros.

Con respecto a la calidad del empleo, muchos jóvenes trabajan en condiciones “precarias” a cambio de salarios bajos o son becarios “con escasas perspectivas de desarrollar su carrera”, indicó el documento.

“La ETUC siempre ha apoyado la garantía de empleo juvenil, pero los resultados hasta el momento son decepcionantes”, comentó el presidente de la división de juventud de la confederación sindical, Tom Vrijens.

Pese a detectar avances, la investigación certificó que la garantía de empleo “no ha hecho suficiente para ayudar a los jóvenes a encontrar trabajo” desde su puesta en marcha en 2013, pues la proporción de personas que no estudian ni trabajan apenas ha variado.

La organización sindical recordó que la tasa de paro entre los menores de 25 años permanece en el 19 % en el conjunto del club comunitario y recalcó que en algunos países asciende al 50 %.

En España el indicador alcanzó el 41,9 % durante el tercer trimestre de 2016, según la última Encuesta de Población Activa.

“No hay una fórmula mágica para incorporar a los jóvenes al mercado laboral de forma repentina. La garantía juvenil por sí sola no puede resolver la problemática en Europa. Pero, con el objetivo de garantizar a cada joven europeo el derecho al asesoramiento al quedarse en paro o empezar a buscar trabajo, la UE debería jugar su papel en la lucha contra el paro”, afirmó el secretario confederal de ETUC, Thiébaut Weber.

El sindicalista insistió en pedir tiempo, compromiso e inversión “para el futuro de Europa”.

La garantía juvenil prevé que, tras cuatro meses de inactividad, los menores de 25 años reciban una oferta formativa o laboral.

Los países de la UE apoyaron ese principio en abril de 2013 y algunos Estados miembros han extendido los planes para que cubran a mayores de 25 años.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada