Los servicios públicos de empleo (SEPE) sólo colocan al 1,7 % de los nuevos trabajadores, según Rosell

El presidente de la CEOE, Juan Rosell.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha abogado hoy por “una auténtica revolución”, reestructurando los servicios públicos de empleo (SEPE), aún a riesgo de paralizarlos, formando a los empleados públicos “para que sean capaces de ayudar a las personas que llegan a sus ventanillas a encontrar un empleo”.

En una entrevista en Onda Cero, el presidente de la CEOE ha recordado que, en la actualidad, estos servicios sólo colocan al 1,7 % de los nuevos trabajadores.

Rosell se ha referido también a las negociaciones que mantienen patronal y sindicatos para pactar la subida salarial para el próximo año, después de que se anulara la reunión que iban a mantener ayer, y ha destacado que “una cosa es lo que decimos en la cúpula y, otra, lo que se firma desde abajo”.

En este sentido, ha indicado que el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva establecía una subida máxima en 2016 del 1,5 % y en las mesas de negociación de los convenios colectivos se pactan alzas muy poco por encima del 1 % (del 1,08 % hasta octubre), por lo que, aunque “más o menos se está cumpliendo, la realidad es lo que se está firmando”.

Respecto a la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, Rosell ha descartado que vaya a producirse un cambio en su modelo económico, ya que no tendrá el poder total porque las leyes se debaten en el Congreso y Senado, si bien ha considerado “muy complejo, por no decir imposible” que el tratado de libre comercio entre la UE y EEUU salga adelante con el actual presidente.

Preguntado sobre su receta de cara a la reforma de las pensiones, Rosell ha apostado por incrementar los ingresos de la Seguridad Social por vías presupuestarias y manteniendo el ritmo de incremento del empleo con 500.000 nuevos puestos de trabajo al año.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada