Las subastas de piezas antiguas o de estilo vintage reavivan el mercado joyero alicaído desde hace unos meses

Un anillo con un diamante rosa exhibido en la casa de subastas Christie's en Ginebra, el 10 de noviembre de 2016.

Un anillo con un diamante rosa exhibido en la casa de subastas Christie’s en Ginebra, el 10 de noviembre de 2016.

Los aficionados a la alta joyería están de enhorabuena. Las tradicionales subastas de noviembre en Ginebra ponen en venta piezas antiguas y otras inspiradas en modelos de antes, aunque sólo aptas para bolsillos abultados.

Dos grandes casas de subastas, Christie’s y Sotheby’s, esperan con estas propuestas batir récords en un mercado alicaído desde hace unos meses.

Unos pendientes, bautizados poéticamente como ‘Espejo del Amor’, figuran entre las piezas más caras. Están compuestos por un par de diamantes, más grandes que los huevos de codorniz, de un peso de 52,55 y 50,47 quilates. Christie’s los subasta el martes y espera obtener entre 20 y 30 millones de dólares.

Llevan la firma de Boehmer y Bessenge. Es uno de los últimos en entrar en este selecto círculo y lo ha hecho tomando prestados los apellidos de joyeros famosos en la corte del rey de Francia en el siglo XVIII.

En 1772, el rey Luis XV encargó a estos joyeros el famoso “collar de la reina”, compuesto por 2.840 quilates de diamantes, para su favorita Madame du Barry.

La casa Boehmer y Bessenge es propiedad de un diamantista de Amberes que eligió las subastas para darse a conocer.

Presenta sus dos primeras creaciones, vendidas por Christie’s sin un precio de reserva: los pendientes y un collar de diamantes blancos y rosas llamado “el jardín de Isabel” y estimado entre 8 y 12 millones de dólares.

Christie’s presenta también un brazalete de diamantes que perteneció a la mecenas Mona von Bismark (1899-1983), estimado en más de 500.000 dólares.

DIAMANTE AZUL, 48,5 MILLONES

La casa Sotheby’s propone por su parte, el miércoles, una sortija Cartier con un diamante azul de 8,01 quilates, de color “fancy vivid blue” y llamado “The Sky Blue Diamond”.

Este diamante de un “azul puro celeste, de talla cuadrada es de los más favorecedores”, declaró David Bennett, presidente mundial del departamento internacional de alta joyería de Sotheby’s.

En noviembre de 2015, Sotheby’s batió un récord mundial en diamantes azules, con la venta del ‘Blue Moon of Josephine’ por 48,5 millones de dólares, o sea más de 4 millones de dólares por quilate.

Sotheby’s presenta otras dos joyas ligadas a la historia imperial de Rusia, concretamente a Pedro el Grande y a Catalina II.

Es un collar de diamantes, con un cierre recortable en forma de nudo.

Este collar, encargado por la emperatriz Catalina II (1729-1796) sobrevivió a todas las convulsiones de los siglos XVIII, XIX y XX. Un coleccionista privado lo compró en una subasta en 2005. Su precio está estimado entre 3 y 5 millones de dólares.

Sotheby’s saca también un aderezo de diamantes de colores, regalado al parecer por la emperatriz Catalina I (1684-1727), la esposa de Pedro 1 llamado Pedro el Grande, al sultán Ahment III (1673-1736), el 23º del imperio otomano.

La misma casa de subasta vende dos diamantes rosas, uno de 17,07 quilates, estimado entre 12 y 15 millones de dólares, y otro de 13,20 quilates, valorado entre 9 y 14 millones de dólares.

En total Sotheby’s estima en 100 millones de dólares el valor de los 342 lotes de esta venta.

Christie’s presenta 220 lotes por un monto valorado en 80 millones de dólares.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada