Tejerina dispuesta a defender las máximas capturas para estos dos años

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

España pedirá hoy “mejoras considerables” en las posibilidades pesqueras de sus especies de aguas profundas, entre las que se incluye el besugo, con vistas a 2017 y 2018, anunció la ministra española de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

El consejo de ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) tratará de llegar a un acuerdo sobre los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas de esas especies, a partir de una propuesta de la Comisión Europea (CE) que plantea importantes recortes.

Por ejemplo, en el caso del besugo, propone una bajada del 14 % y 12 % en las zonas IX y X (que abarcan parte de Galicia, aguas portuguesas y el golfo de Cádiz), y del 20 % en aguas del Cantábrico.

La ministra indicó que para España “es fundamental defender las máximas capturas para estos dos años”, y que el país argumentará “que no se pueden hacer bajadas abruptas de las posibilidades de pesca de un año para otro”.

Según García Tejerina, “no pueden adoptarse propuestas que condicionen la viabilidad socioeconómica” del sector pesquero.

“España siempre defiende ante la UE que es importante la preservación de los recursos naturales. Es un objetivo nuestro en el corto y en el medio plazo, pero hay que hacerlo siempre atendiendo a las necesidades socioeconómicas de la población que vive de la pesca”, insistió la ministra.

En ese contexto, indicó que España ha trabajado para aportar datos científicos en apoyo de esos argumentos.

“Esperamos mejorar de manera considerable (las cuotas). Veremos hasta dónde podemos llegar”, dijo García Tejerina, que añadió que en particular le preocupan las propuestas para el besugo, y otras especies como la brótola, el granadero y el alfonsino.

Las especies de aguas profundas representan cerca del 1 % de las capturas en el Atlántico noreste.

Según la CE, a lo largo de los años la actividad pesquera y el empleo asociado a la misma han ido decayendo, conforme las reservas se iban haciendo más escasas.

La propuesta presentada por Bruselas a principios de octubre pretende revertir la tendencia y se basa en la opinión científica, según el Ejecutivo comunitario.

En particular, la CE plantea reducir los TAC de una decena de reservas para impedir la sobrepesca.

El comisario europeo de Pesca, Karmenu Vella, explicó en la presentación de las propuestas que “la vida en el fondo del mar crece a un ritmo mucho más lento, lo que hace que las especies de aguas profundas sean particularmente vulnerables a la explotación”.

“Debemos establecer las oportunidades pesqueras bianuales para estas reservas con el claro objetivo de asegurar una gestión sostenible. Para que las reservas puedan proliferar y que la industria pueda recuperarse, hacen falta recortes moderados para 2017 y 2018″, señaló Vella.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada