La mora de la banca vuelve a caer, pero sigue en mínimos de mayo de 2012

Un hombre saca euros de un cajero automático.

Un hombre saca euros de un cajero automático.

El sistema financiero español -bancos, cajas, cooperativas de crédito y financieras- registró el pasado septiembre una tasa de morosidad del 9,21 %, más baja que el 9,39 % del mes anterior, pero que sigue siendo el mínimo desde mayo de 2012, poco antes del rescate del sector.

Según los datos provisionales publicados hoy por el Banco de España, esta nueva mejora del indicador se produce después de que los créditos impagados que acumula la banca volvieran a caer hasta 117.717 millones de euros, desde los 120.056 millones que sumaban el mes anterior.

También disminuyó, aunque muy ligeramente, el volumen total del crédito que tenían concedido todas estas entidades financieras a finales de septiembre, hasta quedar en 1,277 billones de euros, frente a los 1,278 billones del mes precedente.

La nueva bajada de la mora se produce después del levísimo repunte de una centésima registrado el mes anterior, y supone el séptimo mes que este porcentaje permanece por debajo del 10 %, cada vez más cerca de caer también del 9 %, lo que los expertos consultados creen que podría ocurrir a final de año.

En comparación con los datos de septiembre de 2015, la morosidad bajó en casi un punto porcentual y medio, en 1,46 puntos, ya que entonces se situaba en el 10,67 %.

En cuanto al ratio agregado de impagados de bancos, cajas y cooperativas, que se presenta excluyendo a los establecimientos financieros de crédito (EFC), también bajó en septiembre hasta el 9,25 % desde el 9,44 % anterior.

La cartera crediticia que acumulaban en total estos tres grupos de entidades descendió a 1,226 billones desde los 1,227 billones de agosto, igual que los créditos dudosos, que se situaron en 113.460 millones, 2.319 millones menos que un mes antes.

Por último, los establecimientos financieros de crédito (EFC), registraron una morosidad del 6,87 % con lo que bajaron del 7 % en el que llevaban estancados, con alguna pequeña oscilación, desde diciembre de 2015.

Los EFC, que se dedican básicamente a financiar la compra de grandes bienes de consumo como automóviles, muebles, ordenadores o móviles, tenían un “stock” crediticio de 40.957 millones, cerca de los 40.479 millones del mes anterior, y un volumen de impagados de 2.814 millones, frente a los 2.832 de agosto.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada