España pide un cambio contable en energía a la UE para crear 200.000 empleos

El comisario de Acción por el Clima y Energía, el español Miguel Arias Cañete (d), conversa con el ministro español de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal (2i), con el representante permanente rumano, Cosim Boiangui (2d) y con la ministra belga de Energía, Medio Ambiente y Desarrollo sostenible, Marie Christine Marghem (i), al inicio del consejo de ministros de Energía de los países de la Unión Europea en Bruselas (Bélgica) hoy, 5 de diciembre de 2016.

El comisario de Acción por el Clima y Energía, el español Miguel Arias Cañete (d), conversa con el ministro español de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal (2i), con el representante permanente rumano, Cosim Boiangui (2d) y con la ministra belga de Energía, Medio Ambiente y Desarrollo sostenible, Marie Christine Marghem (i), al inicio del consejo de ministros de Energía de los países de la Unión Europea en Bruselas (Bélgica) hoy, 5 de diciembre de 2016.

El ministro español de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, pidió hoy a la Comisión Europea (CE) una reforma en las reglas de contabilidad en eficiencia energética relativas a los edificios públicos que en España permitirían crear “unos 200.000 empleos”.

“Si nos dejasen una regla mucho más libre que la que hay ahora (…) nosotros estamos barajando del orden de 200.000 empleos (…) de forma directa, en lo que es renovación de todo el parque o de una buena parte del parque de edificios públicos”, declaró a la prensa Nadal en el marco del consejo de ministros de Energía de la UE.

Según el titular de Energía, ahora mismo “hay unas reglas muy estrictas en la contabilidad nacional de forma que si un una universidad, un hospital o un colegio invierte en eficiencia energética toda la inversión se le contabiliza como gasto en un año”.

“Una regla similar a la que tienen la contabilidad privada” podría “generar en el sector de la construcción, sin duda ninguna, unos 200.000 empleos”, añadió Nadal, quien señaló que esos puestos de trabajo serían, además, duraderos, porque “no lo vas a cambiar de un día para otro”.

El ministro español indicó que la CE “ha prometido tener el tema resuelto para marzo”.

La propuesta española se enmarca dentro de los comentarios de los Estados miembros sobre el “paquete de invierno” energético que presentó la semana pasada la Comisión Europea para legislar sobre renovables, eficiencia y consumo energético en la Unión Europea.

“Lo que se está buscando es ambicioso: aunar dos objetivos. En primer lugar, los medioambientales que acabamos de aprobar en París y, por otro, que la energía en España y el resto de la UE sea asequible, sea competitiva”, dijo el ministro español para resumir la amplia reforma comunitaria, que se traduce en un millar de páginas de textos legales.

Según Nadal, la propuesta de la Comisión “está claramente en la línea de lo que ha sido la propuesta del Gobierno español en dos temas que está, en el candelero, políticamente hablando”.

El primero se refiere al autoconsumo energético, que quiere fomentar Bruselas y que en su propuesta “establece que tiene que haber cargas equivalentes para el consumidor que autoconsume que para el que no”.

“Habla de un principio de proporcionalidad, que es lo que venimos defendiendo desde hace tiempo”, dijo el titular de Energía.

En segundo lugar, prosiguió, la CE propone que la pobreza energética se aborde desde la política social, sin “intervenir en precios”.

“Es algo que venimos defendiendo porque esa es precisamente la postura del Tribunal Constitucional en España cuando ha ocurrido el caso de la sentencia del Real Decreto ley en Cataluña”, comentó el ministro.

Ese tribunal, al que recurrió el Ejecutivo, suspendió el pasado abril la ley catalana de emergencia social que impedía a eléctricas y gasistas cortar la energía a familias que no pudieran pagar las facturas, es decir, en situación de pobreza energética por invadir competencias exclusivas del Estado central.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada