España tendrá 40 nuevos puntos de recarga rápida de coche eléctrico en 4 años

recarga-convencionalEspaña dispondrá en unos cuatro años de cuarenta nuevos puntos de recarga rápida de vehículos eléctricos en los corredores europeos del Atlántico y el Mediterráneo, en virtud de un proyecto europeo que prevé la instalación de otras 18 terminales con el mismo fin en Portugal.

El Ente Vasco de la Energía (EVE), dependiente del Gobierno Vasco, ha acogido hoy en su sede de Bilbao la reunión de lanzamiento del llamado proyecto europeo Cirve para el desarrollo de una red de infraestructura de recarga rápida de coches eléctricos en los corredores europeos del Atlántico y del Mediterráneo.

La iniciativa, coordinada por la empresa vasca Ibil -participada al 50 % por el EVE y Repsol-, supondrá una inversión de 3,5 millones de euros para su desarrollo en la parte española -algo menos en la portuguesa- y está subvencionada con un 50 % por la Comisión Europea.

El proyecto está promovido por las principales empresas gestoras de carga (Ibil, Gic, Iberdrola, Endesa y EDP), el cluster español del vehículo eléctrico Aedive y por el fabricante de vehículos Renault, que llevan ya un año trabajando en su desarrollo, con un plazo de ejecución de cuatro años y medio.

Sus impulsores esperan que el apoyo de las autoridades comunitarias permita dar “un empujón importante” al desarrollo y uso del vehículo eléctrico.

En España, circulan en la actualidad unos 14.000 vehículos eléctricos, según sus datos.

Estas terminales permiten recargar el vehículo en unos veinte minutos, pero se espera que en los próximos años ese tiempo baje a unos diez minutos.

En la actualidad, el desarrollo de los puntos de recarga rápida en España es escaso. La empresa que gestiona el mayor número de ellos es Ibil, con unas treinta terminales.

Los cuarenta puntos de carga de este tipo previstos en el marco del proyecto europeo citado -los primeros se instalarán el año que viene- se repartirán por diferentes autopistas -o en el entorno de las mismas-, lo que permitirá cambiar la idea que predomina del coche eléctrico asociada a un vehículo urbano: “Vamos a poder viajar entre ciudades porque vamos a tener la garantía de que vamos a poder recargar en el trayecto”, ha indicado el director de Tecnología de Ibil, Enrique Monasterio.

Las terminales de recarga rápida subvencionadas por Bruselas se instalarán a lo largo de dos corredores en la península ibérica: el corredor Atlántico y el corredor Mediterráneo, que tendrán bifurcaciones para cubrir el centro de España.

En concreto, el corredor Atlántico entrará por Euskadi (por Bilbao) y bajará a Burgos, Palencia, Valladolid y Salamanca, de donde pasará a Oporto, en Portugal. Una bifurcación permitirá llegar a Madrid.

El otro corredor entrará por Cataluña, bajará por el Mediterráneo y acabará en Sevilla. También contará con una bifurcación por Zaragoza, que llegará hasta Madrid, para volver a conectar cerca de Málaga.

Monasterio ha explicado que hay proyectos similares, también subvencionados por la Comisión Europea, en Francia, Italia y el norte de Europa. En el conjunto de la UE habrá cerca de ocho corredores en los que los usuarios podrán cargar sus vehículos eléctricos de manera rápida.

A ello se suma la cada vez mayor autonomía de este tipo de coches, de unos 250-300 kilómetros en la actualidad, que se elevará a unos 400 kilómetros en los nuevos vehículos de próxima venta, según ha dicho Monasterio: “En poco tiempo, el trayecto Bilbao-Madrid se podrá hacer sin repostar”, ha indicado.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada