La ONU dice que la desigualdad aumentará entre los países más pobres y el resto del mundo

Inmigrantes rohingyas, una minoría que las Naciones Unidas considera apátrida, descansan en una comisaría en Kuah, Langkawi, Kedah (Malasia).

Inmigrantes rohingyas, una minoría que las Naciones Unidas considera apátrida, descansan en una comisaría en Kuah, Langkawi, Kedah (Malasia).

La ONU prevé que la desigualdad entre los 48 países menos desarrollados y el resto del mundo aumentará en los próximos años, tras un caída en el ritmo de crecimiento de los primeros.

Los países considerados como los menos avanzados del mundo se caracterizan por una baja renta per cápita, sistemas educativos y sanitarios débiles y altas tasas de malnutrición y de analfabetismo.

Asimismo, sufren de inestabilidad económica, desastres naturales y guerras que causan el desplazamiento masivo de sus poblaciones.

La mayoría de ese grupo de países se encuentra en África subsahariana, mientras que figuran cinco de Asia (Afganistán, Timor Oriental, Birmania, Yemen y Nepal), cuatro islas del Pacífico y Haití.

Más del 40 % de la pobreza mundial se concentra en estos Estados, según el informe sobre la situación de los países menos avanzados elaborado por el Organismo de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) presentado hoy en Ginebra.

El crecimiento económico de los 48 países menos desarrollados cayó hasta el 3,6 % en 2015, la tasa más baja desde 1994 y que representa la mitad de lo proyectado por los economistas.

La recesión económica global y otras prioridades que requieren financiación -como la lucha contra el cambio climático, el terrorismo o el flujo de inmigrantes irregulares- ha provocado que la ayuda que los países ricos destinan al desarrollo no llegue ni a la mitad del objetivo establecido (entre el 0,15 y el 0,20 % del Producto Interior Bruto).

El informe calcula que los países menos desarrollados dejan de recibir entre 24.000 y 50.000 millones de dólares cada año por el incumplimiento de esa meta.

“En lugar de impedir o mitigar la llegada de inmigrantes, deberíamos ocuparnos del problema en el origen. Las estadísticas muestran que 8 de los 10 países cuyas poblaciones más emigran forman parte del grupo de los menos desarrollados”, dijo en rueda de prensa el secretario general de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi.

El director del estudio, Rolf Traeger, constató que “en términos de desigualdad, de renta y de otros indicadores como el acceso a electricidad, agua potable y sanidad” estos 48 países “cada vez se quedan más atrasados”.

Desde 1990, la proporción de las personas sin acceso a electricidad que vive en estos países ha aumentado dos tercios y ahora representan más de la mitad del total mundial, mientras que la que carece de acceso al agua se ha duplicado y supone el 43,5 % del número global.

Para los investigadores los casos más preocupantes son los de Sierra Leona, Guinea Ecuatorial y Yemen, que han registrado caídas superiores al 10 % en su renta per cápita, que en el caso yemení se sitúa en el 28,1 % debido al conflicto armado que sufre ese país árabe.

Por otra parte, el informe revela que la tasa de exportaciones de los 48 estados ha disminuido del 1,05 % en 2011 al 0,96 % en 2015.

Según el informe tan solo cuatro estados -Botsuana, Cabo Verde, Maldivas y Samoa- han alcanzado un nivel de desarrollo que les permite competir en el mercado internacional de forma autónoma.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada