Una manifestación de los sindicatos pide mejoras laborales al Gobierno

Los líderes de UGT, José María Álvarez, y CCOO, Ignacio Fernández Toxo (tercero y cuarto por la izquierda, respectivamente), encabezan la manifestación de último Día del Trabajo, el pasado 1 de mayo en Madrid.

Los líderes de UGT, José María Álvarez, y CCOO, Ignacio Fernández Toxo (tercero y cuarto por la izquierda, respectivamente), encabezan la manifestación de último Día del Trabajo, el pasado 1 de mayo en Madrid.

Varios miles de personas se manifestaron este domingo en Madrid, convocados por los principales sindicatos, para denunciar la política de austeridad del Gobierno y exigir que la recuperación económica redunde en mejoras para los trabajadores.

La manifestación marchó sin incidentes durante un kilómetro por el centro de Madrid al ritmo de tambores y silbatos para pedir mejoras salariales, menor precariedad laboral y protección de las pensiones, entre otras demandas.

Los organizadores calcularon en 30.000 los asistentes, en una mañana fría pero soleada en la capital española, mientras la policía estimó que hubo apenas 4.000 personas.

Convocada por los dos grandes sindicatos, Comisiones Obreras (CCOO) y UGT, y respaldada por partidos de izquierda, la protesta cerró tres jornadas de manifestaciones en distintas ciudades de España para presionar al Gobierno del Partido Popular (PP) cuando se negocian en el Parlamento los presupuestos de 2017.

“La economía ha crecido, pero las desigualdades se han incrementado”, afirmó a la prensa el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, al evocar el crecimiento del país tras superar la grave crisis en 2013.

“Los que recortan, los que ponen en peligro las pensiones, los que ponen en peligro el derecho a trabajar en condiciones dignas (…), están poniendo en cuestión las bases sociales de la democracia”, advirtió el líder del partido izquierdista Podemos, Pablo Iglesias.

Con pancartas que rezaban ‘Las personas y sus derechos, lo primero’ y ‘Trabajo y sudor frente a latrocinio y especulación’, los manifestantes garantizaron que continuarán en las calles para forzar al gobierno a dialogar.

“Es una demostración de fuerza para plantar cara a recortes. Como mínimo, el Gobierno se tendrá que sentar a pensar, porque esto es sólo el primer paso”, afirmó a la AFP Alejandro de los Santos (Dusseldorf: STS1.DUnoticias) , informático de 26 años que trabaja en la sanidad pública.

El aumento salarial del 8% del sueldo mínimo (de 764 euros a 825 euros mensuales), anunciado por el Ejecutivo del PP a principios de diciembre, ha sido juzgado insuficiente por los sindicatos y partidos de izquierda.

“Con ese dinero, ¿qué familia vive hoy en este país? ¿Cómo come la gente, como paga los gastos escolares?”, se preguntó José Enrique García, un profesor de 52 años militante de Izquierda Unida.

Los manifestantes cargaron sobre todo contra la reforma laboral del Gobierno, que según éste contribuyó a reducir el desempleo (este año cayó por debajo del 20%, tras alcanzar el 27% en 2013), pero que la izquierda critica porque abarató los costes del despido.

El Ejecutivo garantizó su voluntad de diálogo, según dijo la ministra de Empleo, Fátima Báñez, quien el martes se reunirá con los líderes sindicales. “Les espero donde les tengo que esperar para trabajar, en las mesas de negociación”, dijo en declaraciones a la radio Cadena COPE.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada