Italia prepara 20.000 millones como precaución para ayudar a bancos en apuros

El nuevo ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, a su llegada al Palacio del Quirinal.

El nuevo ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, a su llegada al Palacio del Quirinal.

Italia prepara un máximo de 20.000 millones de euros para garantizar la liquidez y ayudar a los bancos en sus ampliaciones de capital en caso de que lo necesiten, una medida anunciada hoy y que aún deberá ser aprobada por el Parlamento.

“El Consejo de Ministros ha aprobado acudir al Parlamento para que autorice al Gobierno recurrir a un endeudamiento por 20.000 millones de euros”, declaró en rueda de prensa el primer ministro Paolo Gentiloni, que subrayó que esta es una medida de “precaución”.

El ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, explicó que esa suma de dinero servirá a dos fines: “como garantía de liquidez que impulse la capacidad de financiación a medio y largo plazo” y para apoyar los refuerzos patrimoniales de las entidades bancarias.

Además añadió que la medida respetará las reglas de la Unión Europea en esta materia.

En un comunicado, el Consejo de Ministros informó de que el Gobierno acudirá al Parlamento para que este le permita “actualizar” los objetivos programáticos de finanzas públicas para 2017.

“La actualización de los objetivos programáticos podría ser necesaria para adoptar medidas dirigidas a proteger a los ahorradores en caso de que se registren riesgos en el sector bancario”, reza la nota.

Esta operación ha sido bautizada como “protege-ahorros” y podría ser votada en los próximos días en sede parlamentaria.

En resumidas cuentas ha sido diseñada como una especie de “escudo” para usar en caso de que una banca registre problemas financieros y sus clientes vean amenazados sus ahorros.

La medida surge en un momento en que el sector bancario italiano atraviesa ciertas dificultades, sobre todo por la abultada cartera de créditos morosos que acumula, que ascienden a 360.000 millones, de ellos 200.000 son créditos altamente insolventes.

El caso más apremiante es el de la Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS), que trata de aliviar su situación financiera con una titularización de sus 27.000 millones en créditos morosos y con una ampliación de capital por un importe de 5.000 millones de euros.

La entidad, la tercera más importante de Italia, llevará a cabo la ampliación desde este lunes hasta el jueves mientras que paralelamente y para obtener recursos también ha implementado un programa de canje de deuda subordinada a renta fija por acciones.

Los analistas avanzan que MPS podría tener problemas para obtener los 5.000 millones requeridos para recapitalizarse y en los últimos días ya se hablaba de una hipotética intervención del Gobierno para inyectar capital en caso de que no lograra su objetivo.

Todo para evitar que esta banca desestabilice al sector bancario de Italia, considerada la tercera economía del euro.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada