La CE valora que la sentencia sobre las cláusulas suelo proteja al consumidor

Afectados por la claúsula suelo durante una concentración en Madrid.

Afectados por la claúsula suelo durante una concentración en Madrid.

La Comisión Europea (CE) celebró hoy que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre cláusulas suelo busque garantizar la protección de los consumidores europeos y afirmó que “seguirá de cerca” los acontecimientos en el sector bancario español.

“Esta sentencia aclara la aplicación de ciertas reglas para garantizar que los consumidores europeos están protegidos contra cláusulas injustas en los contratos hipotecarios”, dijo un portavoz del Ejecutivo comunitario a Efe.

La Comisión incidió en que la decisión de la corte de Luxemburgo se ajusta a la posición defendida por Bruselas ante el Tribunal.

El TJUE sentenció hoy a favor de la retroactividad de las devoluciones por cláusulas suelo abusivas, con lo que la banca debería devolver a los usuarios todo lo que pagaron de más desde que suscribieron su hipoteca y no solo desde el 9 de mayo de 2013, como decidió el Tribunal Supremo ese año.

Los pagos que la banca tendrá que afrontar por estas devoluciones ascenderán a más de 4.000 millones de euros, según dijeron fuentes del Banco de España a Efe, una cifra menor a la que se había estimado en informes precedentes.

 A este respecto, la Comisión dijo que “dados los retos legales en torno a estas cláusulas, Bruselas “entiende que muchos de los bancos en cuestión ya han hecho provisiones para cubrir los riesgos de los litigios en general”.

El Ejecutivo comunitario señaló que “continuará siguiendo de cerca los acontecimientos” en el sector bancario español.

No obstante, destacó que, en general, el sector ha realizado un proceso de reestructuración y “recuperado su fortaleza y solidez financiera desde la crisis”.

El Tribunal de Justicia se ha alejado de la línea defendida por el abogado general de la corte en su opinión sobre el caso, quien se opuso a la retroactividad de la medida por considerar que las “repercusiones macroeconómicas” asociadas a la amplitud con que se utilizaron las cláusulas justificaban la limitación.

La decisión ha provocado una caída en bolsa de los bancos españoles, de forma que a mediodía BBVA y Santander cedían un 1,64 % y un 1,20 %, respectivamente, en tanto que Banco Popular se desplomaba un 7,11 % y Banco Sabadell, un 3,82 %.

Por su parte, la portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, la eurodiputada Marina Albiol, dijo que la sentencia es “la mejor noticia” que podían recibir “los cientos de miles de familias a las que los bancos han estado explotando”.

“En cierto modo, esta sentencia es un juicio contra la cultura del pelotazo y de la burbuja inmobiliaria”, celebró Albiol, quien además instó al Gobierno a “reaccionar” y a los bancos a “acatar la sentencia y devolver hasta el último euro”.

Desde el bufete Navas & Cusí, que gestiona numerosos casos de cláusulas suelo, también destacan que el Tribunal haya garantizado una “protección plena” para los consumidores y les llama a intentar pactar con sus entidades antes de ir a juicio.

“No hay que ser drásticos ni maximalistas” sobre el impacto de la decisión, dijo en Bruselas su socio-director, Ignacio Navas, que calcula que hay unos 70.000 afectados por estas cláusulas.

Navas subrayó que unas entidades las utilizaron mucho más que otras, por lo que el impacto será “enorme” para unas y “muy pequeño” para otras.

La Organización Europea de Consumidores (BEUC), calificó la sentencia como “una gran victoria” para los consumidores españoles y europeos, y dijo que muchos de sus miembros “están luchando contra esas cláusulas en varios países de la UE”.

“Esta sentencia cambia las reglas del juego: de ahora en adelante, bancos y otros negocios tienen que pensárselo dos veces antes de tratar injustamente a sus clientes porque tendrán que enfrentarse a las consecuencias de su mala conducta”, afirmó la BEUC en un comunicado.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada