La banca MPS fracasa con su ampliación de capital y espera rescate del Estado

El logotipo del banco italiano Monte Dei Paschi di Siena (BMPS), el más antiguo del mundo, el 9 de diciembre de 2016 en Roma.

El logotipo del banco italiano Monte Dei Paschi di Siena (BMPS), el más antiguo del mundo, el 9 de diciembre de 2016 en Roma.

La italiana Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS) anunció hoy su fracaso en la ampliación de capital de 5.000 millones de euros incluida en sus planes de saneamiento y espera ahora la ayuda del Gobierno, que ha preparado una partida a tal fin.

Tras un Consejo de Administración, MPS anunció en un comunicado el fracaso de su ampliación y agradeció a “todos los empleados el gran esfuerzo realizado al servicio de la banca y de los clientes en este delicado momento de la historia de la entidad”.

De este modo confirmó lo que era ya un secreto a voces, que su intento de recapitalizarse en el mercado no había llegado a buen puerto debido a la ausencia de grandes inversores interesados.

MPS explicó que finalmente no ha recibido el interés de ningún “inversor ancla” dispuesto a invertir una cantidad de recursos considerables para atraer a otros capitales, a pesar del supuesto interés inicial en la operación del fondo soberano de Catar.

Esta circunstancia “ha influido negativamente en las decisiones de inversión de los inversores institucionales, limitando significativamente las adhesiones a la oferta”, aclaró la banca.

El aumento de capital es uno de los pilares del programa para sanear la considerada entidad bancaria más antigua del mundo, que además pretende ceder los 27.000 millones de euros en créditos morosos que acumula.

Paralelamente MPS había logrado captar 2.447 millones en sendas ofertas de canje de deuda subordinada por acciones, dirigidas a los accionistas institucionales y, por otro lado, a 40.000 pequeños ahorradores, que respondieron por encima de las espectativas.

Pero finalmente este resultado de poco ha servido y el banco toscano ha avanzado que estos bonos serán devueltos a sus propietarios en los términos indicados en la oferta.

El fracaso de la ampliación de capital abre la puerta a la intervención del Gobierno, que ha recibido del Parlamento el permiso de endeudarse con el fin de crear un fondo de 20.000 millones destinado a ayudar a las entidades en apuros que así lo requieran.

Se desconoce por el momento cuál será la cantidad destinada a MPS, ya que el monto también podría ir dirigido a otras entidades de menor envergadura pero también con problemas de liquidez, como Veneto Banca, Banca Popolare di Vicenza o Carige.

Los términos de esta opción aún no se han concretado pero deberán desvelarse en el corto plazo de tiempo, pues el Banco Central Europeo (BCE) ha denegado una prórroga a la entidad y le ha instado a llevar a cabo su recapitalización antes de fin de año.

La operación de rescate iría también dirigida a proteger a los ahorradores y a los propietarios de deuda subordinada, habida cuenta de la normativa comunitaria en vigor desde este año que prevé que sean los accionistas quienes afronten las posibles pérdidas antes de que se recurra a las ayudas estatales.

A esta situación se suman los acuciantes problemas de liquidez que presenta esta entidad.

En un informe publicado recientemente asegura que, de no lograr su objetivo de ampliar su capital gracias al mercado, entraría en números rojos en cuatro meses y no en once como había comunicado el pasado 16 de diciembre.

En concreto advirtió que ya en el quinto mes su situación registraría 15 millones en negativo y que empeoraría en el duodécimo mes hasta un saldo negativo de 740 millones de euros.

El objetivo final del Gobierno, por ende, será estabilizar el tercer banco por nivel de activos de un sector bancario que acumula 360.000 millones en créditos morosos, de ellos 200.000 millones altamente insolventes, según un informe de julio del Ministerio de Economía.

Una de las hipótesis que barajan los analistas es que el Ministerio de Economía y Finanzas italiano aumente su presencia en MPS, pasando de poseer el 4 % de sus participaciones a convertirse en su accionista mayoritario al menos durante un tiempo.

En este contexto, la banca de Siena ha experimentado meses de gran volatilidad en la Bolsa de Milán, índice de referencia en Italia, hasta el punto de que en lo que va de año ha perdido el 87,43 % de su valor.

A la espera de conocerse el resultado de la ampliación, los títulos de MPS se depreciaron este jueves un 7,48 % en el parqué milanés, registrando así la caída más pronunciada del sector bancario que concurre en su índice selectivo.

Por esta razón, el regulador bursátil, la CONSOB, ha decretado la suspensión de las negociaciones de MPS en los mercados durante toda la jornada del viernes, según se lee en un comunicado.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada