Monte dei Paschi se prepara para afrontar su rescate por parte del Estado

Monte dei PaschiTras el fracaso de su ampliación de capital, la italiana Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS) se dispone en los próximos días a solicitar la ayuda del Estado para tratar de paliar sus graves problemas de liquidez y mejorar su posición patrimonial.

El consejero delegado, Marco Morelli, se dirigió hoy a sus empleados para asegurar que, aunque “la intervención estatal seguramente no era la primera opción”, acelerará la reducción de los créditos morosos y generará “una situación diferente y más fuerte”.

Las palabras de Morelli se producen después de la agitada noche del jueves, cuando Monte dei Paschi constató el poco interés que había suscitado su ampliación de capital por 5.000 millones de euros (5.221 millones de dólares) entre los inversores privados, que dieron la espalda a la oferta.

La entidad supone un riesgo para todo el sistema bancario italiano y, por esa razón, el Gobierno se apresuró a aprobar de madrugada un decreto con el que dispondrá de 20.000 millones de euros (20.885 millones de dólares) para inyectarlos en bancos con problemas de solvencia.

Entre las entidades que podrían solicitar esta ayuda se encuentra ciertamente MPS, que se prepara para la entrada del Estado con el objetivo de resolver sus problemas financieros y eliminar además los 27.700 millones de euros (28.925 millones de dólares) en créditos morosos que acumula.

La operación de recapitalización con dinero público podría durar algunas semanas mientras que, paralelamente, los planes de saneamiento podrían prolongarse durante meses, según los analistas.

Por el momento se desconoce cuánto dinero necesitará MPS de los 20.000 millones puestos sobre la mesa por parte del Gobierno y, por ende, tampoco es posible vaticinar en qué medida aumentará la participación del Estado en esa banca, de la que ya posee el 4 %.

Lo que parece claro es que el Estado italiano se convertirá en el socio mayoritario de la entidad toscana gracias a una operación que estará bajo la atenta mirada de las autoridades de la Unión Europea, siempre pendientes de la situación de la deuda italiana.

Además deberá desarrollarse un nuevo plan industrial dirigido a sanear la entidad, que podría contemplar despidos y cierres de sucursales y que deberá estar supervisado por el Banco Central Europeo (BCE).

Y en este nuevo intento de sacar del atolladero al banco se procederá a atajar su principal problema: la cesión de los 27.700 millones de euros que acumula en forma de créditos morosos, un mal que afecta a todo el sector bancario italiano.

Precisamente ese decreto “in extremis” del Gobierno de Paolo Gentiloni, al que se podrán adherir otros bancos, está dirigido esencialmente a evitar que MPS desestabilice al sector, que acumula 360.000 millones (375.930 millones de dólares) en créditos morosos , 200.000 altamente insolventes (208.850 millones de dólares).

En cualquier caso, la aprobación del decreto ha tranquilizado a los mercados, tal y como demuestra evolución de la banca en la Bolsa de Milán, la mejor de Europa con un alza del 1,17 % en su selectivo y en la que todos sus títulos bancarios acabaron en verde, excepto Unicredit, que prepara también un plan de saneamiento para enero.

Para evitar la volatilidad, el regulador bursátil CONSOB suspendió para hoy la cotización de MPS en el parqué milanés, una decisión que ha prorrogado “hasta que, a la luz de la definición y aprobación del programa de reforzamiento patrimonial de la banca, no se impulse un correcto cuadro informativo de sus títulos”.

El Gobierno cuenta además con el apoyo de la Comisión Europea, que hoy secundó el objetivo de las autoridades italianas de reforzar el sector bancario del país siempre y cuando se haga en conformidad a la regulación comunitaria.

El presidente de la Autoridad Bancaria Italiana, Antonio Patuelli, valoró la acción del Gobierno, que calificó como “una medida eficaz para prevenir y evitar crisis bancarias”, proteger a los ahorradores y estabilizar a los bancos.

“Esperamos que este decreto contribuya a mejorar el clima de confianza nacional e internacional hacia el mundo productivo italiano, en particular el sector bancario, que es un factor determinante”, aseveró el directivo en un comunicado.

Por el contrario, la asociación de consumidores CODACONS denunció que el rescate de MPS y del resto de entidades en apuros costará 333 euros (347,7 dólares) a cada italiano, incluidos los recién nacidos.

“Una vez más el Gobierno antepone los intereses de los bancos a los de los ciudadanos, recurriendo a dinero público para salvar las cuentas de los bancos, privando así a las familias de recursos que podrían ser destinados a la reducción de impuestos o a la lucha contra la pobreza”, dijo en una nota su presidente Carlo Rienzi.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada