Juguetes de casi todos los tiempos

El antiguo propietario de la juguetería 'La infantil', en Segovia, Gregorio Garrido, muestra el famoso volquetón de Payá, el primero que se anunció en televisión, de 1965, dentro de una exposición con mas de dos centenares de piezas coleccionadas a lo largo de la historia del comercio que ha cerrado con motivo de su jubilación.

El antiguo propietario de la juguetería ‘La infantil’, en Segovia, Gregorio Garrido, muestra el famoso volquetón de Payá, el primero que se anunció en televisión, de 1965, dentro de una exposición con mas de dos centenares de piezas coleccionadas a lo largo de la historia del comercio que ha cerrado con motivo de su jubilación.

Un bombero de 1905, una muñeca de 1919, un tiovivo del 26 o el primer juguete que se anunció en televisión en 1965 protagonizan la exposición “La Infantil” en la capital segoviana, con mas de dos centenares de piezas que suponen un viaje en el tiempo para el público de todas las edades.

La muestra, que alberga el Torreón de Lozoya hasta el próximo 15 de enero, es solo el principio, porque su propietario, Gregorio Garrido, cuenta con una colección de más de dos mil piezas del siglo XX, aunque a su juicio “los verdaderos juguetes tradicionales son los que se fabricaron hasta 1980″.

Después de 50 años dedicado a la juguetería, Garrido conoce muy bien la evolución de estos objetos dirigidos al entretenimiento de los más pequeños y lamenta que cada vez se juegue menos.

Según explica en una entrevista con la agencia Efe, “antiguamente el juguete era un elemento creativo que hacía que los niños pensaran y desarrollar sus capacidades; además les hacía relacionarse”, mientras que, hoy en día, las maquinitas les harán más avanzados en el uso de las tecnologías, pero menos felices, porque son niños que no han jugado”.

Garrido sostiene que la evolución de los juguetes ha sido “especialmente drástica” tras la aparición de la publicidad en televisión, ya que hasta entonces la misma pieza podía venderse durante 25 o 30 años, mientras que ahora caduca en tan solo dos navidades.

Una de las pocas cosas que no han cambiado demasiado en el sector de los juguetes es, según el coleccionista, la diferenciación por sexos y es que “siempre se han vendido muñecas, cocinitas y cochecitos para las niñas y aviones, trenes o coches para niños”.

Eso sí, recuerda el protagonismo que han tenido desde finales de los 60 estrellas del juego como los Legos, los Playmobil o el Scalextri, que todavía hoy sorprenden a los más pequeños.

El valor de estos ejemplares de coleccionista varía entre los cien hasta varios miles de euros, aunque hay piezas inéditas que asegura que “no vendería en ningún caso”.

Muchos de estos juguetes se podían adquirir en su momento por menos de 6 pesetas; eso sí, Garrido cuenta que estos objetos reflejaban las diferentes clases sociales de la época, ya que existían juguetes para la gente humilde, media y rica, dependiendo del tamaño y de los materiales empleados.

La muestra, que pretende rendir homenaje a los 85 años de la juguetería La Infantil, alberga ejemplares de los diferentes materiales que se han empleado a lo largo de las décadas desde la madera, el cartón o el cristal hasta la hojalata o la cerámica.

Gregorio pretende hacer un guiño a las marcas de juguetes españolas como Payá, Rico o Jyesa, pero sobre todo a las tres generaciones de su familia que desde 1019 se han dedicado a vender desde los más rudimentarios juguetes en los mercados ambulantes de los pueblos, hasta los más sofisticados de los últimos años.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada