El Sergas refuerza la atención a la parada cardiorrespiratoria fuera de los centros sanitarios con el proyecto ‘Acude y Ayuda’

La iniciativa se realiza junto con la Cruz Roja de Galicia y la Sociedad Española de Cardiología

El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña. ARCHIVO.

El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, durante una donación de sangre. ARCHIVO.

El Servicio Gallego de Salud está reforzando la atención precoz a todo el proceso de atención a la parada cardiorrespiratoria fuera de los centros sanitarios -en lugares públicos- a través del proyecto Acude y Ayuda, realizado junto con la Cruz Roja de Galicia y la Sociedad Española de Cardiología. La iniciativa consiste esencialmente en un sistema de comunicación en tiempo real con voluntarios para que, en caso de parada, procedan al inicio de maniobras de reanimación cardiopulmonar en el menor tiempo posible.

El conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, explicó hoy en el Parlamento que esta iniciativa cuenta con una app, para voluntariado y ciudadanía, que muestra servicios vinculados a las urgencias y emergencias sanitarias. La aplicación proporciona hielo-localización de desfibriladores y otros recursos de Urgencias Sanitarias; envío de posición y datos del paciente en llamada al 061; consultas online; pautas de actuación primeros auxilios; y consulta del estado del episodio en el servicio de urgencias hospitalario para el paciente.

El piloto se está desarrollando en el área de Santiago de Compostela. El proceso se inicia cuándo alguien detecta una parada cardíaca y contacte con el 061, desde la app o bien desde un móvil. En la Central del 061, donde se recibe la llamada, se geolocaliza al paciente, se envía una ambulancia y, en paralelo, se localiza a los voluntarios y a los desfibriladores semiautomáticos (DESA) más próximos. Se procede así “a activar” desde la central a los voluntarios, tanto para iniciar la reanimación cardiopulmonar mientras no llegan los dispositivos del 061 como para buscar los DESA.

Vázquez Almuiña destacó que la probabilidad de supervivencia en personas que fueron reanimadas con masaje cardíaco tras sufrir una muerte súbita se duplica frente a aquellos a los que no se les aplicaron técnicas de reanimación cardiopulmonar. En Galicia, señaló, el 061 atiende cada año unos 780 incidentes por muerte súbita ocurridos fuera del hospital, lo que sumado a las características poblacionales y orográficas de nuestra Comunidad Autónoma -con altas cifras de dispersión- hace imprescindible que la población cuente con formación en técnicas de soporte vital básico y con herramientas que faciliten intervenciones efectivas en estas situaciones.

“Hasta lo de ahora, la aparición de una persona con formación en reanimación cardiopulmonar en el lugar del evento antes de la llegada de los medios sanitarios era únicamente fortuíta -señaló el conselleiro-. Por medio de este proyecto, y gracias a la coordinación a través del voluntariado de una organización con experiencia como la Cruz Roja, esperamos que los tiempos puedan reducirse, y con esto incrementar las posibilidades de supervivencia del paciente”.

Las causas más frecuentes de la parada cardiorrespiratoria en los adultos son la fibrilación ventricular y la taquicardia ventricular sin pulso, y tienen como único tratamiento la desfibrilación eléctrica. En estas situaciones, la disponibilidad inmediata de medios técnicos -los desfibriladores- y humanos -los voluntarios-, resultan imprescindibles para abordar con éxito las maniobras de reanimación, con el apoyo de las Urgencias Sanitarias garantizando la continuidad asistencial.

En este sentido, el titular de Sanidad consideró “primordial” aumentar la instalación de desfibriladores en espacios públicos, para lo cual la Xunta está ultimando un nuevo decreto sobre la instalación y manejo de estos aparatos, para simplificar y facilitar su uso.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada