La venta de ropa cae el 3 % en 2016 y rompe con dos años en positivo

Dos mujeres observan observan ropa en una tienda.

Dos mujeres observan observan ropa en una tienda.

Las ventas del comercio textil cerraron 2016 con un descenso del 3 % respecto a 2015, con lo que rompieron con dos años consecutivos al alza, según los datos provisionales que maneja la patronal sectorial Acotex, que achaca la caída a una adversa climatología y a la ausencia de Gobierno durante meses.

Por contra, la mala temporada de otoño-invierno hace prever una buena campaña de rebajas, en la que el sector se juega en torno al 25 % del año y estima elevar sus ventas el 5 % respecto a las rebajas de invierno de 2016, hasta los 3.940 millones de euros.

“El año ha ido peor de lo que esperábamos, la caída ha sido de en torno al 3 %. La campaña de invierno está siendo muy, muy complicada”, ha dicho en declaraciones a Efe el presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex), Eduardo Zamácola.

Según las cifras que maneja la organización, las ventas bajaron en enero (5,3 %), febrero (0,7 %), marzo (8,7 %), mayo (2,4 %), julio (2,1 %), septiembre (5,9 %) y octubre (3,7 %), y subieron en abril (4,8 %), agosto (0,4 %) y noviembre (2,6 %) -los datos de diciembre aún estar por elaborar-.

Las altas temperaturas, que no han animado a comprar ropa de inverno, son el principal causante de las caídas de los últimos meses, mientras que en los anteriores ha influido la incertidumbre derivada de la ausencia de un nuevo gobierno, según Zamácola.

Los meses de noviembre y diciembre también se han visto influidos por los descuentos del “Black Friday”, un fenómeno que ya está muy asentado en España y que provocó que muchos retrasaran las compras de noviembre a esa semana y que otros adelantaran a esos días sus compras de Navidad.

En Madrid capital también han lastrando las ventas las restricciones al tráfico, así como el temor a un atentado terrorista.

“La prohibición de aparcar o circular por el centro está teniendo consecuencias dramáticas para el comercio”, ha afirmado Zamácola, quien ha apuntado que el flujo de compradores no se está trasladando a los centros comerciales, como sería lo previsible, por el temor de la gente a un atentado en sitios con grandes aglomeraciones.

Ante la negativa evolución de la temporada, el sector confía en una subida de ventas durante las rebajas, según Zamácola, quien ha advertido de que “hablar de unas rebajas buenas es una pésima noticia porque significa que ha habido mala campaña”.

Las tiendas están llenas de ropa de invierno. Ahora, el invierno dura uno o dos meses, “tenemos siete de verano y dos de otoño. Debemos aprender a ofrecer al cliente el producto adecuado en el momento adecuado”, ha afirmado.

“Ojalá tuviéramos unas rebajas malísimas, porque eso significaría que lo habríamos vendido todo en temporada”, ha añadido el ejecutivo, quien ha señalado que gran parte de las tiendas ya lucen el distintivo cartel “rojo”, sobre todo las cadenas internacionales para las que Reyes no tiene un gran peso en sus cuentas.

Desde julio de 2012, los comerciantes pueden efectuar rebajas a lo largo de todo el año, mientras que antes, a diferencia de otro tipo de descuento o promoción, sólo podían tener lugar dos veces al año y tenían que durar un mínimo de una semana y un máximo dos meses.

Tradicionalmente, la campaña de rebajas de otoño-invierno comenzaba el 7 de enero, justo después del día de Reyes, una fecha que sólo parecen respetar los grandes almacenes de El Corte Inglés o las cadenas del grupo Inditex, dueño de Zara o Massimo Dutti.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada