Muere el expresidente del BBV José Ángel Sánchez Asiaín

El expresidente del Banco Bilbao Vizcaya (BBV), José Ángel Sánchez Asiaín.

El expresidente del Banco Bilbao Vizcaya (BBV), José Ángel Sánchez Asiaín.

El expresidente del Banco Bilbao Vizcaya (BBV) José Ángel Sánchez Asiaín ha muerto a los 87 años, han confirmado hoy fuentes financieras.

Sánchez Asiaín, que introdujo numerosas novedades en el negocio bancario a principios de los años 70, falleció el pasado 31 de diciembre en Madrid.

Nació el 1 de marzo de 1929 en la localidad vizcaína de Baracaldo y se licenció en Ciencias Económicas por la Universidad Comercial de Deusto.

Más tarde se doctoró en la especialidad de Dinero y Finanzas por la Universidad Central de Madrid y se diplomó en Periodismo por la Universidad Menéndez y Pelayo.

Tras finalizar sus estudios, ejerció como profesor de Hacienda Pública en la Universidad de Deusto y, posteriormente, catedrático de Hacienda Pública y Derecho Fiscal en las Universidades de Valladolid y Bilbao.

En 1954 ingresó en el Servicios de Estudios del Banco de Bilbao, donde permaneció hasta que en 1962, y durante seis años, pasó a dirigir la Secretaría General Técnica del Ministerio de Industria. A continuación reingresó en el Banco de Bilbao como director general.

Fue nombrado consejero-director general de la entidad en 1970, y en 1974, presidente del consejo de administración del Banco de Bilbao.

Durante su gestión en el Banco de Bilbao llevó a cabo la integración de bancos regionales por la crisis de los años 70.

Igualmente, creó el Grupo Banco de Bilbao que superó el negocio estrictamente bancario y aceptó como objetivo el negocio financiero.

Así, tuvo en cuenta las economías domésticas, para diversificar la clientela de los créditos, y de esta manera, creó la Campaña de la Mujer (1970), fue pionero en la introducción de la Tarjeta de Crédito como producto bancario (1971) y el Crédito Instantáneo al Consumidor (1972).

Fue el primer banquero español que segmentó el negocio bancario en banca comercial y banca corporativa e introdujo cambios en los sistemas de gestión.

Otra de las novedades que introdujo en su gestión fue la regionalización de las actividades y la apertura del grupo a los mercados internacionales.

Entre 1971 y 1979 fue consejero del United International Bank de Londres y presidente de entidades como la Corporación Financiera desde 1977, además de presidir el Banco Industrial de Bilbao desde 1982 y el Banco de Bilbao Deutschland desde 1984.

También formó parte de las delegaciones españolas en el Banco Mundial y en el Fondo Monetario Internacional.

En enero de 1988 firmó, junto con el presidente del consejo de administración del Banco de Vizcaya, Pedro Toledo, el protocolo de fusión de las dos entidades, que concluyó en junio de ese año, cuando ambos pasaron a ser copresidentes de la nueva entidad denominada Banco Bilbao Vizcaya (BBV).

El 20 de junio de 1989 fue nombrado miembro del Consejo de Administración del Instituto para las Obras de Religión (IOR), más conocido como “Banca Vaticana”.

Tras la muerte de Pedro Toledo el 12 de diciembre de 1989, se abrió una crisis en el BBV sobre la forma de gobierno y dirección del banco.

En enero de 1990, Sánchez Asiaín manifestó su decisión de renunciar a la presidencia del consejo de administración tan pronto como se llegase a un acuerdo, lo que ocurrió el 20 de enero de 1990, fecha en que Emilio Ybarra y Churruca, hasta entonces vicepresidente de la citada entidad, ocupó la presidencia del BBV, aunque siguió como miembro del consejo.

Después de la fusión del BBV con Argentaria, anunciada en octubre de 1999, continuó como miembro del consejo y presidente de honor de la nueva Fundación BBVA.

El 15 de marzo de 2002, el Banco de España abría un expediente sancionador contra el BBVA por la ocultación de cerca de 225 millones de euros en diversos paraísos fiscales durante 13 años.

Tras el expediente se abrió un proceso judicial en el que aparecían implicados él y otros ex directivos de la entidad como perceptores de unos planes de pensiones opacos por un importe de 19,2 millones de dólares, del que fue exculpado en octubre de 2003 por la Audiencia Nacional.

Durante casi tres años (1990-1993) fue presidente del patronato del Museo del Prado, además de presidir la fundación Cotec para la Innovación Tecnológica, responsabilidad a la que sumó el 9 de junio de 2000 la de presidente de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada