La jubilación supone un descenso del 26 % de los ingresos

Los españoles se jubilan a los 62 años, frente a los 61 de Bélgica, los 60 de Portugal o los 56 de Italia

Un grupo de jubilados juegan una partida de dominó en la playa de la Barceloneta de la ciudad Condal.

Un grupo de jubilados juegan una partida de dominó en la playa de la Barceloneta de la ciudad Condal.

El perfil medio del pensionista español es el de una persona que se jubiló a los 62 años y que cobra de pensión 1.320 euros, frente a los 1.800 euros de media que cobraba de salario, con lo que ha perdido el 26 por ciento de sus ingresos.

Así se deduce de una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a una muestra representativa de la población española de 60 a 79 años (1.557 personas), publicada en la revista Dinero y Derechos del mes de enero.

OCU ha preguntado a los encuestados cuál es el sueldo mensual más alto que ha percibido en los últimos cinco años y el importe de su pensión actual. La misma encuesta se ha llevado a cabo en otros países de Europa como Bélgica, Italia y Portugal.

Los datos muestran que los españoles se jubilan a los 62 años, frente a los 61 de Bélgica, los 60 de Portugal o los 56 de Italia.

La edad real ha ido subiendo de forma paulatina durante los últimos 20 años. De los 60,5 años de media entre 1995-99 se ha pasado a los 63,4 de quienes lo hicieron en los dos últimos años.

De media, según la OCU, la jubilación supone un descenso del 26 % de los ingresos, al pasar de un salario medio de 1.800 euros a una pensión media de 1.320 euros, aunque existen “notables diferencias” entre regiones (de los 1.515 euros del País Vasco a los 910 de Murcia).

Uno de cada cuatro jubilados tiene su pensión como única fuente de ingresos. Otros ingresos complementarios son la pensión del cónyuge (55 %), inversiones/ahorro (depósitos, acciones, bonos) en un 26 % de los casos, planes de pensiones privados (18 %) o el alquiler de inmuebles (18 %).

Entre los jubilados cuyo único ingreso es la pensión, un 23 % declara que no les alcanza para vivir con dignidad, porcentaje que sube al 32 % en la zona centro.

La existencia de familiares a su cargo (17 %) que uno de ellos sea enfermo crónico (11 %) o el hecho de tener que seguir pagando una hipoteca son las principales causas de estas estrecheces económicas.

Uno de cada tres jubilados reconoce que su calidad de vida empeoró tras jubilarse, especialmente en los tienen ingresos más bajos (menos de 1.500 euros mensuales), mientras que un 20 % de los que tienen un umbral más alto de renta, dice que ha mejorado.

En cuanto al cambio de hábitos que supone la jubilación, un 44 % ha renunciado a la ayuda doméstica, un 40 % a comprarse un coche, un 30 % a realizar viajes o salir a comer fuera y un 27 % no puede ayudar a su familia como le gustaría.

El 46 % de los encuestados se arrepiente de no haber preparado mejor su jubilación. Solo el 41 % lo hizo: de ellos, el 62 % a través de un plan de pensiones, el 28 % con otros productos bancarios y el 23 % complementa sus ingresos con el alquiler de inmuebles.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada