Cinco exbanqueros de NovaCaixaGalicia irán a prisión por desviar fondos

Una furgoneta de la Policía Nacional entra en las instalaciones de la Audiencia Nacional, en Madrid, el 18 de diciembre de 2014.

Una furgoneta de la Policía Nacional entra en las instalaciones de la Audiencia Nacional, en Madrid, el 18 de diciembre de 2014.

La Audiencia Nacional ordenó la encarcelación de cinco exbanqueros condenados por desvío de fondos, los primeros que irán a prisión por la malversación y mala gestión que precedieron al rescate público de los bancos españoles en 2012.

En 2010, en plena crisis económica, estos antiguos directivos de NovaCaixaGalicia (NCG) se adjudicaron indemnizaciones de retiro por un total de 19 millones de euros, justo antes de abandonar sus cargos.

La defensa de los cinco hombres, de entre 59 y 85 años, había pedido la suspensión de la sentencia a dos años de prisión que recibieron en 2015 por “apropiación indebida” de fondos.

En España, usualmente las condenas de hasta dos años para personas sin antecedentes quedan suspendidas.

No obstante, “la gravedad del delito cometido atendiendo el impacto macroeconómico producido determina que, en aras de evitar la impunidad, sea necesario el ingreso en prisión de los cinco condenados”, dictaminó un auto de la Audiencia Nacional.

“Se trata de individuos que tenían la administración de una caja de ahorros que precisó de un rescate del Estado y que se encuentran investigados por otras causas”, señaló el alto tribunal, recordando que los exbanqueros aún no han pagado la multa derivada de la responsabilidad civil.

En 2011, para evitar su quiebra, NCG debió ser nacionalizada, junto a otros tres bancos (Bankia, Catalunya Banc y Banco de Valencia), lo que precipitó un plan de ayuda europeo al sector bancario español por 41.300 millones de euros en 2012. NCG recibió una ayuda de 9.000 millones de euros. En 2013, España la vendió al banco venezolano Banesco por 1.000 millones.

Nacida en 2010 de la fusión de dos cajas de ahorro gallegas, NCG fue parte también de los bancos que, carentes de liquidez, vendieron valores de alto riesgo a individuos mal informados, muchos de los cuales terminaron arruinados.

Esta decisión podría servir como precedente para el caso de Bankia, por el cual es juzgado el exministro de Economía del PP y exdirector gerente del FMI, Rodrigo Rato, por desvío de fondos cuando dirigía ese banco, también rescatado.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada