Feijóo destaca que no es sólo la historia la que permite decir que la autonomía es un sistema idóneo para Galicia y para su convivencia con los demás pueblos

El titular del Gobierno gallego, acompañado de miembros del Gobierno gallego, presidió el acto en conmemoración del XXXV aniversario de la toma de posesión de Xerardo Fernández Albor como presidente de la Xunta.

El titular del Gobierno gallego, acompañado de miembros del Gobierno gallego, presidió el acto en conmemoración del XXXV aniversario de la toma de posesión de Xerardo Fernández Albor como presidente de la Xunta.

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, hizo hincapié hoy que, en 35 años, un período muy breve en la historia de cualquier país, el nuestro se transformó como no lo había hecho durante siglos, demostrando que el autogobierno es una “herramienta imprescindible”.

Así lo expresaba el jefe del Ejecutivo gallego en el acto de conmemoración del XXXV aniversario de la toma de posesión de Xerardo Fernández Albor como presidente de la Xunta, donde asistió acompañado de miembros del Gobierno gallego. Allí, Feijóo recordó que el primer presidente de la historia de la Autonomía de Galicia carecía de precedentes en los que inspirarse o de un manual que lo guiara, pero esas carencias resultaron finalmente providenciales.

Desde su punto de vista, Albor instauró “la épica de la normalidad mediante lo uso de un mantra que repetiría a todas horas: el sentidiño”, ya que recogía una manera de ser que se perpetúa en la conciencia colectiva de Galicia para hacerla tolerante, idealista y también realista; se hacía eco de las enseñanzas del galleguismo histórico que propugnaba un país abierto y fraterno; y se vinculaba con el sentido común que sustenta democracias como la británica.

Asimismo, el presidente de la Xunta puso en valor cómo en aquel tiempo los gallegos experimentaron el milagro democrático de que pensamientos distintos y distantes se aproximaran en el debate parlamentario, dándose cuenta de que era posible trasladar a las instituciones el acuerdo básico que entonces y ahora se da en la sociedad. Fue así, según subrayó, cómo la Autonomía entró a formar parte de la identidad gallega.

SISTEMA IDÓNEO

El máximo responsable autonómico destacó que Galicia echó a andar siguiendo un modelo propio, confiando en sus propias fuerzas y afianzada en un galleguismo elaborado y sentido por los gallegos. La modernización no produjo traumas y la alternancia política en las instituciones no provocó resistencias y eso, según subrayó Feijóo, fue un logro que constata que el sentido democrático de Galicia existía mucho antes de que la democracia se hiciera institucional y legal.

Por otra parte, Feijóo hizo hincapié en que no es sólo la historia a que permite decir que la autonomía es un sistema idóneo para Galicia y para su convivencia con los demás pueblos de España, puesto que, como subrayó, la autonomía está avalada por el pasado, y también por el presente y el futuro. “Hace falta decirlo en esta efeméride, en un momento en que el Estado autonómico vuelve a sufrir opiniones adversas”, sentenció.

Después de afirmar que la mayor demostración de que la democracia gallega es un gran triunfo colectivo consiste en la normalidad y en la estabilidad, el presidente de la Xunta aseveró que la Autonomía es el hogar de todos porque así fue construido por una generación ‘buena y generosa’ de la que el presidente Fernández Albor es el mejor exponente.

“Ese sentidiño que tantas veces predicó el presidente Fernández Albor y que tanto provecho supuso para Galicia debe seguir inspirando los cambios que se aborden”, añadió Feijóo, concluyendo que “la Galicia actual, libre y orgullosa de sí misma es hija de aquel presidente, de aquellos conselleiros y parlamentarios que supieron estar a la altura de la cita trascendental que el destino les deparó”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada