La marca de toro de lidia español de uso libre

En 1956, Osborne encarga al diseñador Manolo Prieto la elaboración de una campaña publicitaria para su marca Veterano. El éxito del diseño y la apuesta de Osborne son tan importantes que la geografía española y sus carreteras se llenan de toros situados estratégicamente.

En 1956, Osborne encarga al diseñador Manolo Prieto la elaboración de una campaña publicitaria para su marca Veterano. El éxito del diseño y la apuesta de Osborne son tan importantes que la geografía española y sus carreteras se llenan de toros situados estratégicamente.

La batalla por el uso del emblemático toro de lidia español como imagen de marca ha llegado a su fin. Y lo ha hecho sin vencedores ni vencidos y con un beneficiario genérico: los ciudadanos y los inversores, que podrán usar libremente esta marca.

La pugna se ha dirimido en el Tribunal Supremo que por fin ha resuelto y lo que dice es que la imagen del toro no es un símbolo oficial de España y, por tanto, puede ser usado por marcas comerciales, como es el caso de Osborne y otras, como Badtoro, que son las que se han peleado en los tribunales. El Supremo ha sentenciado que no se debe anular su uso, como se había pedido en sendas demandas cruzadas que se habían puesto ambas marcas. Es decir, el toro se puede usar libremente por quien quiera como marca

El Tribunal Supremo ha rechazado anular la marca Toro empleada por Osborne, alegando que el toro, por muy arraigado que esté como símbolo de España, no es una representación reconocida del país. La petición había sido solicitada por la marca Badtoro como respuesta a una primera demanda en la que era Osborne la que había pedido anular la marca Badtoro. Punto final a la batalla en territorios nacional aunque ahora la guerra de marcas está pendiente de una decisión del Tribunal General de la Unión Europea. Cabe pensar que la decisión de esta instancia no será muy diferente a la del Supremo español.

De este modo, el Alto Tribunal remacha un clavo que ya habían empezado a poner otros tribunales de menor rango. De hecho, la sentencia llega después de que tanto un Juzgado de lo Mercantil de Alicante como la Audiencia provincial desestimaran las pretensiones de ambas sociedades.

La Sala del Alto Tribunal que ha entendido del caso destaca que la marca Toro no incurre en ninguna prohibición absoluta del Reglamento de marcas comunitarias, ya que si bien es cierto que en España las corridas de toros constituyen “una tradición y forma parte de nuestra cultura, ello no supone, como pretende el recurrente, que el toro, en cuanto animal, haya pasado a ser un icono de nuestro país que haya vaciado de carácter distintivo a la denominación toro y por lo tanto constituya un impedimento objetivo para su registro como marca”. De este modo se cierra el debate.

En juego había miles de millones de euros ya que la figura del toro está socialmente relacionada con ciertas marcas y ahora la resolución del Supremo da vía libre a cualquiera a usar esa icónica figura animal.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1