Moure Rivera: “Siempre me atrajo transmitir mis ideas por escrito”

Moure Gándara siempre gustó más de la expresión escrita que de la oral. “Se me dio mejor” dice en una entrevista en Pontevedra, antes de impartir una charla sobre La Pasión de Escribir.

Moure Rivera siempre gustó más de la expresión escrita que de la oral. “Se me dio mejor” dice en una entrevista en Pontevedra, antes de impartir una charla sobre La Pasión de Escribir.

Militar con vocación de escritor, José Victorio Moure Rivera (Pontevedra, Matalobos, 1953) acaba de publicar su primera novela Amando la  Libertad (editorial Landoa). Aunque en realidad fue escrita en los años 80, cuando vivió en Irlanda para realizar un curso en el LSB College de Dublín. También le marcó la amistad con Devlin Seorge, un militar irlandés que conoció en la Academia Militar de Kildare, en el condado del mismo nombre en la República de Irlanda, y con el que compartió dos misiones en Kosovo.

Moure Rivera siempre gustó más de la expresión escrita que de la oral. “Se me dio mejor” dice en una entrevista en Pontevedra, antes de impartir unha charla sobre La Pasión de Escribir. Lo que pretende es “transmitir mis ideas” porque “escribir es algo innato en mí”.

Su vida como militar profesional le ha llevado a Irlanda, Los Balcanes, Oriente Medio… Conoce sus paisajes –asegura tener una gran memoria fotográfica para ellos-, sus gentes, personajes y costumbres. Los viajes, afirma, le han aportado un bagaje y una experiencia que ahora le sirve para mezclar con la ficción y situarse en el género de la novela. Siempre respetando el secreto profesional, claro. Si hace falta, difumina hechos y personajes para que resulten irreconocibles, como ha tenido que hacer en temas que “siguen latentes”.

Amando la Libertad está ambientada en los años 90 en una Irlanda en plenas negociaciones del desarme del IRA, que buscaba la paz a través de las conversaciones del Ulster. Era el momento de la visita del presidente americano Bill Clinton y de los españoles Felipe González y Javier Solana (confundidos en un telediario irlandés los papeles políticos por los idiomas que hablaban. Como Solana se expresaba en inglés y Felipe en francés, se dio a Solana como el presidente español, cuenta como anécdota Moure). Se buscaba desarmar al IRA. Era época de violencia, atentados con bombas que producían muertes.

Por eso, Amando la libertad es una trama que revive esos momentos. Un joven que se iba a emplear en una empresa como informático se ve sorprendido en una acción terrorista y equivocadamente detenido por la policía. De esta forma perderá su oportunidad laboral y se verá abocado a ser utilizado por el ejército del IRA. Su vida entonces cambiará e intentará volver con su novia. Dice Moure que en la novela “hay una parte técnica y otra romántica” que capta la atención de distintos públicos.

Está reciente la presentación de Amando la Libertad. Sin embargo la cabeza de José Victorio ya está en otra historia para la que ya tiene título y cuyo argumento está desarrollando. El Diario del Sargento Michel Yannil Salami. “Es una incursión en el yihadismo internacional, ambientando en diversos países, en especial en Líbano y Yemen”.

Este militar y escritor –aunque no se considera esto segundo- tiene en su cabeza toda la primavera árabe. Y cuenta cómo emprezó en Marruecos pasando sucesivamente por Argel, Túnez y llegando a Siria. Y desentraña con una facilidad pasmosa el papel en Oriente Medio de EEUU, China y Rusia.

Sus 40 años de militar profesional –ahora en la reserva- le pueden dar para muchas novelas. Y así lo deseamos en Grupo ES. Es una buena forma de conocer la problemática de un territorio sumido en un permanente conflicto.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1