Varufakis busca en Berlín “comprensión” para el nuevo curso político griego

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, se reúne hoy en Berlín con su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, en busca de “comprensión” hacia el curso tomado por el gobierno de Alexis Tsipras.

 

“Especialmente los alemanes pueden comprender que a una nación orgullosa no se la puede humillar tanto tiempo sin dejarle ver la luz al final del túnel”, dijo Varufakis en declaraciones a la televisión alemana ARD.

 

El encuentro de Varufakis con Schäuble se produce un día después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciase que dejaría de aceptar como garantías los títulos de deuda griegos, lo que puede agravar la situación del sector bancario heleno.

 

El anuncio del BCE se dio pocas horas después de un encuentro de su presidente, Mario Draghi, con Varufakis que se había mostrado optimista después de su paso por Fráncfort.

 

Del lado alemán, hasta ahora no ha habido síntomas de que el gobierno de Angela Merkel piense en flexibilizar su posición.

 

Según el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, la posición de Berlín sigue siendo la misma guiada por el principio de que las ayudas deben estar sometidas a condiciones.

 

Además, la posibilidad de nuevas ayudas depende, para Berlín, de que el programa en curso se lleve a término o de que los griegos soliciten una prórroga del mismo.

 

En el Ministerio de Finanzas se ha aclarado que jurídicamente no se puede aprobar un nuevo programa mientras no se haya llevado a término y evaluado el programa en curso.

 

Dado que la evaluación, según lo acordado, está a cargo de la troika y que el gobierno griego ha dado por terminada la cooperación con ese organismo, la posibilidad de que se cumpla esa condición es bastante remota.

 

El único punto en el que parece haber apoyo de Berlín para el gobierno de Tsipras es en la intención de combatir la evasión fiscal y de crear nuevos impuestos para los millonarios del país para que estos contribuyan a la lucha contra la crisis.

 

El ambiente que existe en Alemania hacia posibles concesiones a Grecia es bastante hostil como lo reflejan las encuestas de opinión y los comentarios de los principales medios de comunicación del país.

 

Así, por ejemplo, un sondeo del instituto demoscópico FORSA mostró que el 66 % de los alemanes está en contra de que la Unión Europea (UE) acepte un compromiso con el nuevo Gobierno griego y exige el cumplimiento de los planes de ajuste.

 

El rechazo a una relajación de las condiciones a Grecia es especialmente claro entre los votantes de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel, donde un 80 % está en contra de eventuales compromisos y reclama un cumplimiento estricto de los planes de ahorro.

 

Dentro de los votantes del Partido Socialdemócrata (SPD), socio de la coalición de Gobierno, el 71 % rechaza eventuales concesiones.

 

Incluso hay un sector de opinión que siente que Alemania ha sido excesivamente generosa con sus aportes al rescate griego, lo que ha sido capitalizado por un nueva agrupación política, Alternativa por Alemania (AfD), que ha logrado escaños en la eurocámara y en varios parlamentos regionales.

 

El discurso de AfD apunta a una escisión de la eurozona y considera que el primer país en salir debe ser Grecia, a cambio de una quita de la deuda.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada