‘Excelentes’, la imagen cercana, amable y simpática de los científicos

El paleontólogo Juan Luis Arsuaga.

El paleontólogo Juan Luis Arsuaga.

La bióloga molecular Margarita Salas, el paleontólogo Juan Luis Arsuaga o el investigador Irving Weissman son algunos de los modelos de ‘Excelentes’, un libro de retratos editado por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) para mostrar al público no especializado el mundo de los científicos.

Impulsado personalmente por la directora del CNIO, María Blasco, con objeto de difundir la labor de esta institución, este proyecto de carácter artístico cuenta con los textos de la periodista científica Mónica G. Salomone y las imágenes de la fotógrafa Amparo Garrido.

La publicación no sólo recoge imágenes de investigadores sino también de personas que han destacado en otros entornos profesionales, como la alpinista Edurne Pasabán o la jurista y política María Teresa Fernández de la Vega, de manera que constituye “una manera de sacar a la luz a personas que merecen estar en primera fila por sus méritos”.

Así lo ha contado Salomone, quien ha añadido que el título del libro tiene que ver con el propio espíritu del CNIO, ya que “la liga en la que juega este centro es la primera del mundo” y “destila excelencia” en el sentido de “perseguir un objetivo y no rendirse ante los obstáculos”.

Por ello Salomone se ha esforzado en elaborar una biografía de cada una de las personas retratadas “con un poco de sabor” y que mostrara su parte humana, no sólo la razón por la que en un momento dado se interesó por la investigación científica, de manera que pudiera resultar más atractiva para un público no especializado.

“Mi experiencia me dice que es la parte más humana de la gente la que suele enganchar al público que lee este tipo de cosas”, ha explicado.

En el caso de los protagonistas que no son estrictamente científicos, se trataba de llamar la atención sobre la necesidad del trabajo en equipo, así como el valor de la ambición a la hora de escoger un objetivo y la perseverancia para conseguirlo, ya que “lo que se sale de la norma exige un esfuerzo y esas ideas están en la base de muchas cosas”.

En cuanto a Garrido, esta fotógrafa colabora desde 2011 con el CNIO para proyectar una imagen “cercana, amable y simpática” de los científicos, una tarea “difícil” porque los investigadores “son gente que da prioridad a la inteligencia y a la razón y no a los temas estéticos”, ha explicado.

En “Excelentes” buscó captar fotografías con una mirada “un poco más artística” y que “tuvieran un poco de alma”, puesto que las imágenes “son como los textos y proporcionan información” y por ello trabaja la complicidad con sus modelos.

“Yo no robo fotos, necesito meterme en el bolsillo al retratado, ser muy empática…, y eso me lleva mi tiempo”, ha detallado, además de reconocer que confiere especial importancia a la posición de las manos porque la comunicación no verbal “también cuenta cosas”.

Todos los fondos recaudados con este libro se destinarán a la iniciativa “Amigos del CNIO” que impulsa la investigación contra el cáncer.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada